Lo más visto

Más de Opinión

Es vital y urgente preservar la memoria histórica de los pueblos

Enlace copiado
René Novoa Chacón

René Novoa Chacón

Enlace copiado

Cada pueblo tiene su propia historia y allí retiene no solo los acontecimientos que surgen en los grandes eventos sociales o naturales, sino también la vida íntima de las comunidades; su relación con la naturaleza del lugar, la vocación de su tierra, la singularidad de su gente. De allí las tradiciones y costumbres, porque la forma de ser y actuar de cada pueblo tiene un origen y una forma de manifestarse, de acuerdo con las condiciones propias del momento en que suceden los hechos y de los que en ellas participan. Así cada familia y cada persona es un cúmulo de hechos que lo caracterizan y apersonan.

Nuestros pueblos y ciudades carecen en su mayoría de un registro de los hechos que los representan.

Hace unos días presenté el libro "Memorias de mi Sensuntepeque querido", en el que se recogen datos y fotografías de familias, personas, grupos y lugares de este pueblo, en el periodo desde inicios del siglo XX hasta los albores del conflicto armado (1970). Justo en el período de la migración del campo al pueblo y de este a la ciudad o al extranjero.

Mi experiencia es que estamos en el momento justo de rescatar los datos e imágenes del siglo pasado. A pesar de que el arte de la fotografía era escaso en esa época, algunas se han conservado, aunque resientan el tiempo transcurrido, pero con la tecnología digital moderna puede rescatarse y hacerse apreciables. Otro elemento en deterioro con miras a la extinción son las fuentes verbales, urge rescatar los nombres de los patriarcas y su genealogía, así como los hechos relevantes y cotidianos que caracterizan a un pueblo y su época. Es de hacerlo ahora, porque el traslado de esa información no está documentado, sino que pervive en su expresión oral, y puede sufrir deformaciones en la precisión del lenguaje o el deterioro en la memoria de las fuentes.

¿Pero de qué servirá rescatar, refrescar o iniciar la recolección de estas Memorias de los pueblos nuestros? Vamos a preservar un peldaño de nuestro devenir histórico, antes que el olvido y la indiferencia lo engullan y la transculturización nos aniquile. Ello es parte de nuestra identidad como nación. De nuestra historia como pueblo, es nuestra huella en el camino.

Es imperativo preservar el origen de las familias primigenias que formaron esas comunidades, partiendo de ahora hacia el pasado que podemos alcanzar. Tener un registro en imágenes que potencie la adecuada percepción de la época y conocer de dónde viene nuestra forma de ser. ¿Quiénes eran nuestros ancestros? ¿Qué arte, técnica o labor aportó para la vida local? ¿Quiénes sobreviven, quiénes sus descendientes?

Este registro que debería tener y actualizar cada uno de los 262 municipios es una herramienta para el conocimiento de nuestra idiosincrasia, un legado para los que vienen y ya están aquí. Desde el punto de vista empresarial, nos permitirá planificar acciones a futuro como la proyección de nuestra singularidad para el comercio artesanal, productivo o turístico.

Queda a los agentes culturales o municipales ser gestores de preservar la historia de su gente y de su pueblo, no requerirá de muchos recursos, sino voluntad, visión, amor a su pueblo y a su patria.

Tags:

  • pueblo
  • hechos
  • memorias
  • fotografía
  • fuentes verbales
  • identidad
  • registro

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines