Lo más visto

Escultismo y pederastia

Con tristeza nos hemos enterado de que una organización norteamericana que lucha por los derechos de los niños abusados por eclesiásticos ha denunciado que los Boy Scouts of America (BSA) han ocultado más de mil casos de abuso infantil desde los años setenta.
Enlace copiado
Escultismo y pederastia

Escultismo y pederastia

Enlace copiado
<p>Los BSA nacidos en 1910 poseen unos 14 millones de miembros, es la mayor asociación de niños exploradores del mundo y por sus filas han pasado, entre otros, todos los presidentes de Estados Unidos desde John F. Kennedy hasta el actual, el primer hombre que puso un pie en la Luna –fallecido recientemente– y millones de hombres de bien.</p><p>El fenómeno de la pederastia, desgraciadamente, ha ensombrecido a muchas instituciones religiosas y laicas, en las que existen grupos juveniles o infantiles organizados, por el comportamiento de algunos de sus miembros o dirigentes.</p><p>De hecho, este es un comportamiento desordenado que debe ser tratado con urgencia y severidad por los correspondientes sistemas de salud y de justicia de todas las sociedades, y que obliga a las organizaciones a tener una especial atención en los antecedentes y comportamientos de aquellas personas que se encargarán de la orientación y el manejo de niños, niñas, adolescentes y jóvenes.</p><p>Lo mismo se debe exigir la evaluación psicológica a los aspirantes a una orden religiosa que se dedicará a la educación, que a un aspirante a dirigente dentro del Escultismo, sin obviar el control y la vigilancia que deben ejercer los coordinadores de grupo, jefes de tropa, consejeros de clan, dirigentes de manada y comisionados de Distrito o Provincia, tanto en los procesos de adiestramiento, en los que los instructores pueden detectar individuos que pueden ser dañinos en el interior de los grupos de exploradores, como en el desarrollo cotidiano de las actividades de grupo o de rama.</p><p>Algunas asociaciones prefieren evitarse problemas y esconden los casos de pederastia, sobre todo cuando los pederastas tienen influencia con la dirigencia nacional, o buscan arreglos privados con las víctimas, o en el peor de los casos, amenazan a las víctimas con acusarlos de ser homosexuales o de atentar contra su vida o integridad física, y como consecuencia, el niño arrastra hasta la vida adulta ese trauma. No es mi intención juzgar a los hermanos BSA, pero sí elevar la voz de alerta a todos los que en El Salvador manejamos organizaciones o grupos de niños exploradores o boy scouts, para que evaluemos a profundidad a nuestros dirigentes, saquemos las manzanas podridas y si hay que denunciar algo, lo hagamos valientemente, para ser coherentes con el primer artículo de la Ley del Explorador: “El Explorador cifra su honor en ser digno de confianza”.</p><p>Un dirigente debe ser ante todo una persona con vocación de servicio, en otras palabras, no está calificado para ser dirigente alguien que busque el lucro personal, o alimentar su ego, o solventar la frustración del fracaso en otras carreras, o encontrar la ocasión de satisfacer sus bajas pasiones, o cualquier otro objetivo que no sea servir a la niñez y juventud para formarlos como ciudadanos útiles a la patria.</p><p>En muchas asociaciones, los cursos de adiestramiento preliminares, básicos y avanzados, para alcanzar la preciada Insignia de Madera, ideados por el mismo Baden Powell, han sido trastocados, y han dado como resultado dirigentes mediocres que no son capaces de transmitir ni manejar el sistema original propio del Escultismo.</p><p>La falta de verdaderos dirigentes lleva implícito el riesgo de la infiltración de delincuentes, que utilizan la cobertura y el prestigio internacional del Escultismo para la realización de sus más abyectos propósitos. Esto nos obliga a todos los dirigentes a estar ¡Siempre Alertas!</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios