Espacios para la enseñanza disruptiva

Hace algunos días, el decano de la Facultad de Posgrados y Educación Continua de la Universidad Dr. José Matías Delgado nos mandó, a los docentes que colaboramos con su facultad, un artículo sobre enfoques experimentales de enseñanza implementados en otras universidades alrededor del mundo, donde se está rompiendo con los paradigmas conductistas tradicionales.
Enlace copiado
Espacios para la enseñanza disruptiva

Espacios para la enseñanza disruptiva

Espacios para la enseñanza disruptiva

Espacios para la enseñanza disruptiva

Enlace copiado
Debemos entender que el interés del decano era invitarnos a revisar la práctica docente y adecuarla a una realidad dominada por la incertidumbre sobre las exigencias futuras del mercado laboral, donde el eje de los procesos de enseñanza sería el desarrollo de la creatividad para resolver problemas.

Esto último representa, de hecho, un enorme desafío para los docentes, considerando que hoy los estudiantes de posgrado con experiencia en dirigir empresas están más interesados en contar con herramientas prácticas para realizar mejor su trabajo, que en la construcción de marcos teóricos sofisticados, aunque tampoco comulgan con el empirismo carente de objetivos, por supuesto.

El artículo titulado: “Universidades disruptivas, así se enseña fuera de lo convencional” recoge la experiencia de varias universidades de prestigio, en Europa y Estados Unidos, donde se han adoptado métodos holísticos de enseñanza con énfasis en la innovación tecnológica y la resolución creativa de problemas. En dichos centros educativos esperan que sus graduados autogeneren sus propias fuentes de ingreso.

Por otro lado, debe mencionarse aquí que muchos profesores llegan a las universidades con sólidos conocimientos técnicos, pero pocos de ellos cuentan con formación docente, por lo que, en la actualidad, los centros de educación superior están invirtiendo recursos en brindarles este tipo de entrenamiento mediante programas ad hoc –sufragados completamente por ellos–, en los cuales los docentes independientes se inscriben para adquirir las técnicas básicas para ejercer mejor esa labor.

Con estas medidas se busca anticipar algunas críticas estudiantiles, en el sentido de que los profesores saben mucho de sus disciplinas, pero les resulta difícil enseñar. No tienen pedagogía, dicen los estudiantes, refiriéndose con ello a la didáctica aplicada por los “docentes”.

Antes de continuar, cabe destacar aquí que el aprendizaje significativo promovido en dichos centros de educación experimental –tal como lo planteó Ausubel, después de Piaget y Lev Vygotski–, donde se pretende que los estudiantes construyan nuevos saberes sobre sus conocimientos previos, no está exento de críticas, incluso algunas de ellas atribuidas a pensadores realmente influyentes, como Mario Bunge, por ejemplo, quien señala que la expresión superlativa de esta filosofía de enseñanza –el constructivismo– supondría prescindir totalmente de maestros.

Naturalmente que en materia de educación superior hay más autonomía en el aprendizaje y el docente procura estimular el interés de los estudiantes por la deconstrucción de los contenidos objeto de estudio.

En ese sentido, estoy seguro que muchos docentes desean que los estudiantes autogestionen, preferentemente, su aprendizaje y les gustaría actuar como orientadores del referido esfuerzo; aunque esto no es fácil de lograr, en nuestro medio, debido a diversas limitantes actitudinales.

De hecho, en un par de universidades hemos discutido con diferentes grupos de estudiantes acerca del sentido teleológico de los exámenes, enfatizando que con ellos se busca ir más allá de la simple invocación de conceptos, para convertirlos en nuevos espacios de aprendizaje innovador; sin embargo, la función sumativa de las pruebas, como parte del proceso de certificación académica, suele imponerse acicateada por el interés inmediato de los estudiantes por una nota de aprobación.

En la medida que los docentes tomen conciencia de cuál es el rumbo que está tomando la educación, a nivel mundial, se deberían ir desmontando los valladares culturales que la aprisionan en nuestro país y que la alejan del aprendizaje significativo.

Tags:

  • educacion
  • enseñanza
  • docencia
  • universidades

Lee también

Comentarios

Newsletter