Lo más visto

Estadísticas versus realidad

Con este telón de fondo, más los enfrentamientos con sector privado, sindicatos y Corte Suprema de Justicia, el alto nivel de delincuencia, y el destape de la corrupción en todos los ámbitos, la desconfianza crece y la economía seguirá débil.
Enlace copiado
Estadísticas versus realidad

Estadísticas versus realidad

Estadísticas versus realidad

Estadísticas versus realidad

Enlace copiado
La situación es extremadamente delicada. La economía no crece como dice el BCR y la crisis fiscal se mantiene. La incertidumbre sobre las estadísticas es cada vez mayor. El Presupuesto 2016 y el que se presentó para 2017 son y siguen siendo “mentirosos”: ingresos sobre estimados y no incluyen todos los gastos, algo inconstitucional. El ISSS “ajusta milagrosamente” los datos de empleo. Y la realidad que viven empresarios, trabajadores y desempleados no concuerda con lo que dice el BCR.

Es increíble que las autoridades financieras hayan hecho decir al presidente de la República en cadena nacional y en publicaciones en periódicos que “tuvimos un crecimiento económico de 2.5 %, el más alto en los últimos 16 años”, utilizando de por sí una estadística inflada. Ya la corregirán en un par de años más, cuando nadie se acuerde. Y aunque ella se aceptara, el aumento del PIB 2016 es igual al 2.5 % de 2015, y está por muy debajo del 3.6 % de 2005, 3.9 % de 2006 y 3.8 % de 2007, antes de la recesión mundial 2009-10. Por tanto, son 7 años y no 16 años.

Además, la recaudación tributaria, descontados los ingresos por los nuevos tributos de seguridad que aplican solo en 2016, aumenta 1.1 % en los primeros 10 meses. Esta, ajustada por la inflación, muestra un aumento de 1.8 % en términos reales. Por tanto, la economía no puede haber crecido mucho más: los impuestos reflejan el total de transacciones en este período.

Dicen que el crecimiento económico es por “mayor consumo”. Pero esto no concuerda con la Encuesta de Propósitos Múltiples (EHPM) ni con la realidad que vive la gente: no le alcanza el dinero. El ingreso familiar mensual cayó $16.42 en 2014 (economía creció 1.4 %) y vuelve a caer otro $1.09 en 2015 (economía creció 2.5 %), totalizando $17.51 menos. Así, el “gasto” familiar (consumo) mensual cayó $10.12 en 2014 y otros $7.69 más en 2015 ($17.81 en dos años). Señores, nada concuerda. Y el consumo familiar volverá a caer en 2016 por falta de empleos, pero la economía crece con más fuerza (sic).

Ojo, el empleo aumenta 1 % como resultado de “ajustes milagrosos” en los dos últimos meses. En junio el ISSS reportó una pérdida de 2,802 empleos en el primer semestre de 2016, en julio lo cambió a una creación de 8,888 empleos y en agosto sube hasta 10,045. Estos “ajustes milagrosos” crean mucha desconfianza. Pero, así y todo, el empleo aumenta solo 0.7 % en 2016 confirmando que la economía ha crecido con debilidad.

Por falta de empleo y menores ingresos caen en pobreza 436 mil personas en 2014 y 2015, y como todo sigue igual, llegarán a unos 500 mil en 2016. Por esto, 7 de cada 10 salvadoreños consideran la falta de empleo (por la mala situación económica) como la causa principal de la pobreza y la inseguridad. Esta es la realidad de la gente y no coincide con las estadísticas del BCR.

Por otro lado, la crisis fiscal está lejos de una solución. El Presupuesto 2017 no incluye gastos conocidos por unos $745 millones (incluyendo la deuda de $150 millones con el BCR). Esto es grave. Además, pasan los meses y el Gobierno no logra decir cómo va a cumplir con el Acuerdo y los límites de déficit y de endeudamiento (incluyendo emisión de LETES) de la Ley de Responsabilidad Fiscal. Entonces, ¿habrá voluntad para cumplir en el Gobierno? Por la desidia del Gobierno, la evaluación del país es rebajada nuevamente por otra calificadora de riesgo y se tendrá que pagar una mayor tasa de interés por los $550 millones.

Con este telón de fondo, más los enfrentamientos con sector privado, sindicatos y Corte Suprema de Justicia, el alto nivel de delincuencia, y el destape de la corrupción en todos los ámbitos, la desconfianza crece y la economía seguirá débil.

Según la encuesta de LPG-Datos, de cada 10 salvadoreños, 8 consideran que el rumbo del país es “equivocado” e igual número dicen que la situación general es “mala/muy mala”. Todos estos resultados y la EHPM no concuerdan con el “buen” crecimiento económico que reporta el BCR. Preocupante.

Tags:

  • economia
  • bcr
  • crisis financiera

Lee también

Comentarios