Lo más visto

Evo no renuncia, "huye por corrupto"

Enlace copiado
Jaime Ramírez Ortega

Jaime Ramírez Ortega

Enlace copiado

Después de trece años en el poder, es evidente que Evo Morales ha tenido un desgaste que ha estado marcado por los excesivos lujos, la corrupción y el autoritarismo, pero lo que rebalsó la gota en el vaso de agua es que ha violentado el artículo 168 de la Constitución de Bolivia en dos ocasiones, el cual establece que el ciudadano que ejercerá la presidencia en Bolivia solo puede estar en el poder por dos mandatos consecutivos, pero Evo Morales logró una autorización del Tribunal Constitucional para su postulación en el año 2014, y es así como se agenció un tercer periodo de forma fraudulenta.

No satisfecho con lo anterior Evo Morales, en diciembre de 2018, hizo la gestión para que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) lo legitimara para poder presentarse a un cuarto mandato. Pero la indignación no fue porque la derecha estuviera tras el complot, como los socialistas le llaman, ya que en 2016, Morales sometió a referéndum su intención de modificar la Constitución para ampliar el número de reelecciones consecutivas a las que un jefe de Gobierno podía optar. No obstante, obtuvo un 51.30 % de rechazo de la población boliviana; pese al no rotundo que le dio el pueblo, logró colarse con argucia para un cuarto mandato.

Es así como se dieron las elecciones del pasado octubre, donde Evo Morales utilizó todo el poder disponible a su favor para arrebatarle a Carlos Mesa el virtual triunfo, en el que configuró un fraude electoral, que constituye según la Constitución de Bolivia un delito de alta traición a la patria, en consecuencia, la renuncia de Evo obedece a que se olvidó del pueblo, luego escupió en el rostro de los indígenas que le endosaron su confianza y los defraudó, violentó los principios democráticos que lo llevaron al poder, debido a los abusos de sus antecesores.

Con lo anterior ha quedado demostrado, que el poder no cambia a nadie, únicamente surge la esencia egoísta y miserable del individuo cuando ostenta el poder, al grado que Evo Morales tenía asesores hasta para que le sujetaran las cintas (agujetas) de las zapatillas. Estos abusos deberían de quedar en las mentes de los votantes para no elegir en futuras elecciones a paladines que se autodenominan honestos, adjudicando su rectitud a su origen familiar paupérrimo, así que el tener recursos o no tener no son garantía de honradez a la hora de ejercer un cargo público.

Que cada boliviano nunca olvide los abusos de poder que cometió Evo Morales, en los que favoreció a los suyos y envolvía a todo un pueblo en el cuento de hadas de que el socialismo del siglo XXI era la igualdad de clases, lo que nunca aclaró Evo es que esa igualdad está diseñada de fábrica (Cuba) únicamente para los de la cúpula, es decir para los que detentan el poder, son los favorecidos de vivir como príncipes, viajes en jet privados, mansiones, cuentas bancarias millonarias no rastreables y sus hijos estudiando en las mejores universidades capitalistas, todo ello a costilla de los impuestos de los bolivianos honestos.

De modo que estos socialistas desprecian en público al capitalismo, escupen sobre la bandera de los Estados Unidos, pero nunca emigran hacia Cuba o Venezuela y menos a Nicaragua, sino a países democráticos, donde existe libertad empresarial y pueden continuar su vida de príncipes gastándose el dinero robado de los pueblos sufrientes, de manera que son hipócritas, dado que cuelan el mosquito y dejan pasar el camello, tal como lo dijo en una ocasión el Señor Jesús a los fariseos. Pero cuando estos socialistas ganan las elecciones en la insípida democracia que construyen, lo llaman triunfo socialista, pero cuando las pierden la llaman "golpe de Estado".

Tags:

  • Evo Morales
  • Carlos Mesa
  • poder
  • abusos
  • socialistas

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines