Lo más visto

Explorando cómo llegar a acuerdos país

“La necesidad de acuerdos de nación se traba en nivel político. La diferencia es abismal entre la propuesta de un Estado autoritario del Frente y la de mejorar el sistema de libertades y democracia representativa que vivimos.”
Enlace copiado
Enlace copiado
La necesidad de llegar a acuerdos de nación en los temas relevantes, acuerdos mínimos necesarios, se escucha en boca de la mayoría de los sectores, la sociedad en general, los organismos internacionales y hasta los políticos en la Asamblea.

A estos últimos y a quien sea presidente de la República les corresponde impulsar y facilitar el movimiento que inicie y continúe el proceso, y si ellos lo bloquean no prosperará nunca.

A pesar de que lo hablan, no se ve ni cerca la posibilidad. Los diputados se ponen de acuerdo en muchos temas irrelevantes, algunos nocivos al país, como los controles de precios y las prebendas que disfrutan, pero no en lo trascendental.

Ante la evidencia de tanto consenso la pregunta que nos hacemos, nacionales y extranjeros interesados, es qué impide que lo hagamos.

Para entenderlo e impulsarlo se requiere solamente un poco de inteligencia, una dosis de pragmatismo, una dosis mayor de humildad y escoger realmente las cosas que cuentan: economía, educación, salud, posicionamiento del país en el contexto internacional, pues nos estamos quedando rezagados; retrocedemos en competitividad y según todas las mediciones internacionales de países es evidente que no estamos haciendo las cosas bien. ¿Qué falta entonces?

Una triste explicación es que la debilidad humana aflora con facilidad en nuestros políticos, que al llegar al poder se ciegan, no comprenden que están de paso y que deberían tratar de hacerlo mejor.

Pero al contrario, muchos dan la impresión de que están perfectamente conscientes de que estarán poco tiempo en sus cargos, y que eso lo deben de aprovechar no para componer al país sino para medrar ellos del Estado. Es duro decir esto, pero es cierto, y dado a que las instituciones de control y castigo a la dilapidación y corrupción no funcionan, tristemente eso se da cada vez más intensa y descaradamente en casi todos los niveles.

Otra es que la misma debilidad de que rápidamente se les sube el humo a la cabeza, de pronto son otras personas, surge la vanidad y se apodera de ellos la falsa impresión de que la única verdad es la suya y de su grupo; y, más aún, su aprecio por el pueblo al que dijeron tantas veces por el que trabajan se olvida totalmente. El pequeño mundo en que viven es el único que importa.

Más seria es una causa estructural. La diferencia abismal entre los proyectos, el FMLN propone algo como socialismo del siglo XXI, que no tiene una clara definición de qué es pero sí su forma de gobierno autoritaria. La otra propuesta es mejorar el sistema de libertades, democracia, institucionalidad y apertura que vivimos.

Las diferencias parecen irreconciliables, pero con deseo de servir se pueden encontrar puntos de convergencia, sin ideologizar ni mediar el utilitarismo. De aprovecharse del Estado como primer objetivo, como se ha visto en un par de gobiernos, la complicidad de las instituciones y la partidocracia se convierten en el gran obstáculo para buscar acuerdos de nación.

En la base, la población no está tan dividida, a pesar de los partidos permanentemente hacen lo posible para que sigamos polarizados como medio de ganar adeptos. Comprendemos que la realidad es complicada y deseamos soluciones, que necesariamente deben pasar por acuerdos.

Debemos tratar de hacer un ejercicio serio, maduro, inteligente, pragmático, con el fin de encontrar los obstáculos que impiden iniciar este proceso y la forma de superarlos.

Es un esfuerzo que requiere de disciplina académica en la identificación de problemas y la sugerencia de alternativas, y de gente sabia que pueda aportar con lo que ha vivido, recomendaciones de cómo superarlos, identificar lo posible y comenzar por ello; más tarde lo difícil, después lo imposible.

Es momento de darle vida a un movimiento civil, plural, que trabaje en esta propuesta de plasmar cómo llegar a acuerdos nacionales. Si es exitoso y popular, los políticos lo seguirán.

Tags:

  • acuerdos de nacion
  • nocivoa la pais
  • nacionales y extranjeros

Lee también

Comentarios