FINTECH

Enlace copiado
José Afane - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

José Afane - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

La simbiosis entre las finanzas y la tecnología resulta en FINTECH, término del momento asociado a la evolución y el desarrollo, avalado por la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris.

Fiel creyente que el FINTECH frenaría la emigración ilegal desde el triángulo norte de Centroamérica, Mrs. Harris recientemente reunió una docena de representantes de empresas y organizaciones, entre ellas, Microsoft, MasterCard, Nespresso, Foro Económico Mundial, Davivienda y Bancolombia, para impulsar el FINTECH en sus operaciones.

Los participantes evaluaron la seguridad alimentaria, la salud y la educación, buscando involucrar al sector formal en estos pilares de alto impacto, para el desarrollo sostenible de El Salvador, Guatemala y Honduras.

En adición, los invitados de la señora Harris enfatizaron la importancia de la transparencia y la definición de reglas claras, como fundamentales para propiciar inversiones. Todo, con un mayor enfoque en la inclusión digital y financiera de la población.

Mucho por hacer. En materia de salud y educación, seguimos en pañales, con sistemas ineficientes y burocráticos. En transparencia, ¿cuál transparencia? Para salir del atolladero, la señora Harris propone Asocios Público-Privados como la forma más eficiente de dar un salto cualitativo, así como una decidida persecución a la corrupción.

El FINTECH va de la mano con la concesión de servicios de salud y educación. Justo y necesario para dejar atrás el sistema arcaico, de manejo de la salud pública, el seguro social y la educación, hoy por hoy servicios carísimos además de ineficientes y burocráticos. No podemos seguir así.

Louis Von Ahn, el CEO guatemalteco de Duolingo, presente en la reunión con la Sra. Harris, atinadamente sugirió que el idioma inglés debería ser dominado en la primera infancia, algo que se puede lograr siempre y cuando el gobierno colabore con el sector privado.

Las oportunidades económicas que generaría el inglés en nuestra población serían gigantescas y, entre más oportunidades, menor la necesidad de emigrar. Más allá del surf, nuestro país debe evolucionar su modus operandi en beneficio de la gente. Buen punto de partida, como fue enfatizado en la reciente reunión FINTECH, es transformar nuestros servicios de salud y educación.

La tecnología, y la empresa privada, mejoran las finanzas, aceleran procesos, estimulan el retorno a la inversión, promueven las oportunidades laborales, etcétera. Los gobiernos estancan el desarrollo, encarecen todo, permiten el nepotismo, retrasan los procesos (solo fíjese las fechas para citas en nuestros hospitales públicos).

Si las propuestas de Kamala Harris y su grupo FINTECH le parecen "privatización", créame que sigue enfrascado en nuestro pasado. Jamás saldremos adelante defendiendo lo que no funciona. Es vergonzoso que vengan propuestas de países ajenos a enseñarnos hacer bien las cosas, y usted se mantenga con sus ideas que ya vimos no avanzan ni cumplen.

Si usted es simpatizante de Bukele, y además es empleado público sin idea del puesto que desempeña, tiene dos caminos: compre servicios privados y ahorre a su ministerio procesos y dinero, o ¡apártese! y deje su puesto a un experto.

Finanzas y tecnología sinónimo de eficiencia, orden y ahorro; que no se le olvide ¡FINTECH!

Tags:

  • FINTECH
  • propuestas
  • Kamala Harris
  • triángulo norte
  • Asocios Público-Privados
  • inglés
  • tecnología

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines