FOVIAL no es capaz de absorber $1,000 millones en deuda

Enlace copiado
Luis Membreño - Economista

Luis Membreño - Economista

Enlace copiado

La reciente autorización de la Asamblea Legislativa de que tanto FOVIAL como ANDA comprometan sus ingresos futuros en titularizaciones por $1,000 millones y $600 millones, respectivamente, parece ser parte de una desesperación del gobierno por conseguir recursos financieros, sin pensar en el impacto futuro que estas decisiones van a tener.

Vamos a concentrarnos en el análisis de FOVIAL. El balance general (estado de situación financiera) al 31 de diciembre de 2020 indica que el patrimonio de la institución es de -$39.7 millones, que ya debe en deuda interna $52.45 millones y en deuda externa $55 millones. Si esta fuera una empresa privada ya habría tenido que cerrar porque ya perdió más del 75 % de su patrimonio. En cuanto a las deudas, a nivel interno es parte de dos titularizaciones por $92.6 millones que se hicieron en 2007 y 2008, y la deuda externa es un préstamo a 25 años que se adquirió con el BCIE en 2007 a un plazo de 25 años y con 3 de gracia.

El total de ingresos que obtuvo FOVIAL en 2020 fue de $147.3 millones lo cual es muy similar a los $148.1 millones que obtuvo en 2019. En 2020 pagó $6.6 millones en gastos financieros y tuvo que amortizar la parte proporcional de la deuda con el BCIE. Si a los gastos normales de FOVIAL le agregamos los gastos en las inversiones que hace en carreteras, el año pasado perdió $4.4 millones.

Si FOVIAL tomara un préstamo decreciente con un banco, por $1,000 millones a una tasa de interés de 7.5 % anual, a 15 años plazo, tendría que pagar el primer año $111.6 millones, lo cual básicamente lo dejaría sin ingresos disponibles para poder hacer inversiones después de que haya invertido los $1,000 millones del préstamo. Es decir que FOVIAL se dedicaría únicamente a obtener los ingresos mensuales para pagar deudas y no podría volver a hacer obras de infraestructura.

Dado que es una titularización, tendría que pagar anualmente intereses por $75 millones y si a eso le agregamos los compromisos que ya tiene de alrededor de $11 millones más las amortizaciones de capital del préstamo del BCIE, más el repago de las titularizaciones que ya tiene, eso lo dejaría con tan solo $40 millones para invertir anualmente, comparado con los $140 millones que invirtieron en 2020 y los $95.7 millones que invirtieron en 2019. Al final del período de la titularización debería tener $1,000 millones ahorrados para pagar la totalidad.

En síntesis, FOVIAL podría hacer las obras de infraestructura para las que se destinaría los $1,000 millones (si no es que Hacienda los quiere utilizar para cubrir su déficit fiscal de 2022), lo cual le llevaría unos cuantos años y después de eso le quedarían muy pocos recursos para darle mantenimiento a la red vial, lo cual a su vez produciría un fuerte deterioro de las calles y carreteras, o nos subirían la contribución de FOVIAL para cubrir las nuevas necesidades financieras. Esto es una visión muy cortoplacista de pan para hoy y hambre para mañana.

En lo que hemos expresado anteriormente estamos asumiendo que hay inversionistas que bajo estas condiciones financieras están dispuestos a prestarle $1,000 millones a FOVIAL. Mi impresión es que no hay ninguna capacidad para conseguir inversionistas en El Salvador que puedan aportar esa cantidad de dinero y menos aún si se agrega los otros $600 millones de ANDA. Si además le agregamos que el gobierno tiene que pagar o refinanciar $2,600 millones entre LETES y CETES en 2022 y que necesitará obtener financiamiento por cerca de $2,000 millones para cubrir el déficit fiscal de 2022, todo en conjunto, nos conduce a una crisis de proporciones incalculables.

Hay que recordar que en el proyecto de presupuesto de 2022 ya se anticipa que el gobierno emitirá $700 millones adicionales en LETES y sabemos que, dado que tiene las fuentes tradicionales de fondos cerradas en el extranjero, cualquier emisión de deuda la tendrán que colocar en El Salvador. Todo indica que la pita se puede romper en un futuro cercano, si el gobierno sigue queriendo gastar en este nivel insostenible. La deuda superaría en poco tiempo el 100 % del PIB.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines