Lo más visto

FUSADES, orgullo nacional

Muy merecidamente la Universidad de Pensilvania concedió a FUSADES un lugar distinguido en el “Global Go to Think Tank Index 2017”, el mejor de Centroamérica, uno de los mejores de Latinoamérica y de reconocimiento a nivel mundial.

Enlace copiado
Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Hace más de treinta y cinco años, un pequeño grupo de ciudadanos de los cuales orgullosamente fui parte, nos reuníamos en la oficina de Bobby Murray para tratar de articular alguna respuesta de ideas a la avalancha que arrasó al país, la guerrilla en armas buscando un Estado revolucionario comunista, simultáneamente las juntas de gobierno y la democracia cristiana respaldado por EUA implementando medidas nocivas, la peor la reforma agraria que mató el agro, nacionalizó el comercio exterior y la banca, políticas populistas antiempresariales y libertades económicas con el concepto equivocado de que con esas medidas de izquierda la guerrilla no tendría éxito con la población. Eran tiempos de caos y desesperanza, no había partidos políticos de oposición y la única oposición venía de las gremiales, hacía falta movimientos sin intereses propios, que propusieran ideas por el bien del país y lucharan por la libertad económica, de ideas, personal, dentro de un Estado de derecho. Esa semilla germinó y en 1983 se concretó el nacimiento de FUSADES, con más de cincuenta socios fundadores, empresarios y profesionales interesados en trabajar por el país, honestos, valientes y con una fuerte fibra moral.

Lo primero fue articular pensamiento económico y social que cambiara la catástrofe que vivíamos, montar y administrar proyectos puntuales de ayuda con financiamiento de AID, en poco tiempo, dada la credibilidad de sus estudios, acciones y la gente que conformaba la directiva y las comisiones, FUSADES se posicionó rápidamente como el tanque de pensamiento más importante del país, con gran reconocimiento internacional. Su primer gran impacto macro fue la producción del libro dorado en 1985, proponiendo cambio del modelo económico cambiando el rol de gobierno que participaba como actor determinante. Su mayor impacto fue con los estudios presentados para un plan de gobierno en 1988, Arnold Harberger y su nutrido equipo de talentosos “Chicago Boys” que lograron el milagro chileno, propuso una economía social de mercado, un Estado pequeño que funcionara como árbitro y no operara económicamente en línea con el liberalismo económico de la época, y la parte social una serie de estrategias de largo plazo relevantes: educación, salud, trabajo, previsión, estrategias a largo plazo y planes puntuales, el Estado subsidiario, las que se complementaban con el Estado solidario, que ayuda directa, temporal y focalizada para los que no podían salir adelante por sí mismos.

Este programa fue adoptado en su mayoría especialmente en el lado económico de Alfredo Cristiani continuado por Armando Calderón Sol y el país pasó de inflaciones altísimas a una renovada vitalidad económica y funcionamiento institucional que causaba envidia en Centroamérica.

FUSADES ha continuado todo el tiempo estudiando los problemas del país con rigor científico, sin ningún sesgo ideológico, señalando lo que está mal hecho y lo que en nuestro criterio se debe de hacer, de sus varios departamentos, de estudios económicos, sociales, legal, político, tanto su junta directiva, sus miembros de comisiones y el staff son un equipo brillante y aunque ha sido mal entendida por el gobierno de izquierda su prestigio lo vuelve siempre referente obligado nacional e internacionalmente.

FUSADES es un orgullo nacional.

Lee también

Comentarios