Lo más visto

Más de Opinión

"Fair play" político

Enlace copiado
Colaborador de  LA PRENSA GRÁFICA

Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

El abanico partidario que interviene en cada elección salvadoreña, como es característico en la política, suscita antagonismos, en una competencia en la cual cada candidato presenta lo más atrayente de sus ofertas; se presume dentro de un marco de respeto mutuo, de veracidad en sus exposiciones y argumentos, obligados a ceñirse a las reglas establecidas por los tribunales eleccionarios.

Lo que no se vale –y su frecuencia crece– es actuar de mala fe, con las cartas bajo la mesa y de espaldas a la ciudadanía. Este patrón se repite no solo para las presidenciales; las lides no transparentes son escenario común cuando hay que nombrar funcionarios que inciden en el impartimiento de la justicia y el control fiscal, porque pueden blindar acciones corruptas. Tan fácil que sería una elección, si los responsables de hacerla se apegasen a un libreto coincidente, priorizando los requisitos de idoneidad, notoriedad y moralidad verificables tanto en la vida particular como en los temas de experiencia profesional para asegurarse que tomarán las decisiones correctas. Tribunales y legisladores pretenden ignorar estos aspectos tan obvios, comprensibles hasta para un estudiante de nivel medio, pero la realidad es que no pueden soltarse de las amarras partidarias y políticas que retrasan el ritmo de la justicia. Su obligación es tratar con igual rasero a toda la población. Aunque suena utópico, en verdad realizaría un mejor trabajo en las elecciones un supraorganismo jurídico de notables, propuesto por la sociedad civil.

Gradualmente, mientras llega la fecha de las elecciones presidenciales, sucesivas encuestas señalarán candidatos favoritos y sus variantes. Puede ser prematuro hacer sólidos pronósticos y aventurar preferencias, como quedó demostrado en el arranque, con la mitad de la población indecisa. Los electores deben escudriñar con más detenimiento a los aspirantes: su actuación en cargos anteriores, si sus planes de trabajo son creíbles y bien sustentados, analizar la matriz y raíces del partido que los propone, regularmente abundan perfiles populistas, de falso mérito, fabricados por los asesores y manejadores de imagen. Asimismo, mucho ojo con la manipulación cibernética, en donde algunos personajes hacen labor distorsionadora, como arañas en ciberredes.

Hagamos memoria. Muchos comicios nacionales e internacionales han tenido resultados empañados, opacados por el recelo, porque no se dieron las condiciones que esperaban los votantes. Ese sabor dejaron los efectuados el 9 de marzo (segunda vuelta), cuando la primera magistratura del país la obtuvo Sánchez Cerén ante Norman Quijano por una sospechosa diferencia de 6,364 votos, o el gane foráneo de Nicolás Maduro sobre Henrique Capriles, por cuestionada ventaja de 1.68 puntos porcentuales, que mantienen a Venezuela en un caos. También el caso de las elecciones norteamericanas, de noviembre de 2016, cuando Donald Trump resultó triunfador sobre Hillary Clinton, por 279 a 228 votos del Colegio Electoral –según sistema de ese país–, a pesar de que en el conteo popular, la exsecretaria de Estado obtuvo 59,741,886 votos, contra 56,938,290 de su rival republicano. Hasta nuestros días, el tema de la injerencia rusa a través de las redes sigue latente en esa nación, con acusaciones de medios noticiosos y hasta funcionarios de su mismo partido.

La población salvadoreña, acompañada de observadores de comprobada imparcialidad, deben darle seguimiento a todo el proceso eleccionario. Sospechosos y abruptos acontecimientos advierten de peligros para la nación por influencias extrarregionales. Mantengamos una actitud solidaria y patriótica para que no prosperen las maniobras de los engatusadores de siempre, quienes nunca se someten a las reglas democráticas y al "fair play" (juego limpio), frase tan recalcada en deportes.

Tags:

  • funcionarios
  • elecciones presidenciales
  • candidatos
  • perfiles populistas
  • Sánchez Cerén
  • fair play

Lee también

Comentarios