“Fake News”, nuevo instrumento de fraude

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

“Fake News” o “noticias falsas” ha entrado al lenguaje político; no se trata de cualquier mentira, sino de un tipo específico: verter información falsa, usando medios de comunicación masiva, con la intención ya sea de causar daño a una causa o contendiente político o de lograr beneficio para la propia causa o persona.

Las “Fake News” se han generalizado, son hijas del desarrollo de las redes sociales de comunicación, que, por su carácter privado-público, hacen posible la comunicación masiva sin tener que recurrir a prensa escrita, radio o televisión, evadiendo así las precauciones y controles a la noticia en los medios tradicionales, amén de hacerse con menores costos económicos y manteniendo al hechor en el anonimato. Las “Fake News” políticas, que son las más generalizadas, constituyen una nueva forma de fraude a la ciudadanía; en el pasado, el fraude electoral se centraba directamente en el proceso electoral mismo (marca de papeletas, robo de urnas, alteración de resultados, etcétera); hoy, el blanco de la intención criminal es el electorado, modificando la voluntad del votante mediante información falsa.

Planteo lo anterior por dos razones: en primer lugar, porque este delito ya es parte de nuestra vida política y el aparato público para pararlo o sancionarlo no existe; esto se mostró en el reciente caso de LA PRENSA GRÁFICA, objeto de un atentado en el que era evidente que se trató de un hecho de esta naturaleza, pero el sistema policial y jurisdiccional carece de los instrumentos legales y electrónicos para investigarlo y sancionarlo a tal grado que en nuestro Código Penal no existe esta figura delictiva a pesar de que el daño público que puede causar es inconmensurable.

La segunda razón es de carácter personal; la semana recién pasada fui víctima de un atentado de fake news: en Facebook aparece una fotografía de mi última presentación en la TV, Canal 33, donde, a pregunta del moderador, señalé que la única manera como el Sr. Bukele puede ser candidato a la Presidencia es firmando el padrón en un partido ya inscrito, ser nominado como candidato y ganar la primaria y añadí que eso no impide que el partido que está tratando de crear siga su curso legal y una vez inscrito legalmente, pueda apoyar su candidatura; esto fue lo que dije, pero en Facebook aparezco añadiendo que el Sr. Bukele va a arrasar en las elecciones de marzo.

En primer lugar, quiero señalar que en ningún momento dije tal cosa, no soy propagandista de ningún candidato y aunque lo fuera, creo que solo un ignorante o un fanático puede afirmar públicamente y a esta distancia quién va a ganar la Presidencia en marzo y mucho menos si será en primera o segunda vuelta y mucho menos me atrevería a hacerlo cuando no sé si el Sr. Bukele va a ser o no candidato a la Presidencia.

Creo que es indispensable, para mantener la credibilidad de los procesos electorales, que ya ha sufrido demasiado, el que evitemos que las fake news se conviertan en un instrumento de poder. Son los partidos políticos, el TSE, los medios de comunicación y la A. L. los que deberían estar más interesados en lograr una legislación que, respetando el principio de libertad de información, nos proporcione un instrumento legal que permita poner en jaque esta amenaza a la democracia, hoy incipiente, pero, si no la atacamos, se nos convertirá en plaga.

Lee también

Comentarios

Newsletter