Lo más visto

Más de Opinión

Feliz Día de la Secretaria

Conversé íntimamente con una verdadera asistente o secretaria, y su mensaje fue tan bueno que con mucho gusto lo transmito a sus miles de homólogas que este 26 de abril celebraron el Día de la Secretaria:
Enlace copiado
Feliz Día de la Secretaria

Feliz Día de la Secretaria

Feliz Día de la Secretaria

Feliz Día de la Secretaria

Enlace copiado


“Asistente” o secretaria (es lo mismo): persona de confianza, proba, revestida de dinamismo, profesionalismo, eficiencia y eficacia, discreción y lealtad; identificación con los intereses empresariales; excelente apoyo para saber llevar y manejar las agendas, reuniones, facturaciones, cobranzas, pagos, redacción de cartas, discursos, artículos, ponencias, documentos técnicos; escáner, correos, atenciones físicas y telefónicas; reservaciones, alimentos y medicinas del jefe; chequera, apoyo logístico, etcétera, y todo esto colocado en la delicada charola de la personalidad, la presentación, la bonita sonrisa y el agradable tono de voz... —¡Casi tipo “sirvienta”: rápido y de buen modo! –rezongó una joven secretaria que estaba en la tertulia. —¡Yo no estudié para eso, yo me preparé como secretaria para hacer estrictamente lo de la oficina! –concluyó muy enojona, olvidando que la estatura mayor es la de quien sirve. —Le falta mucho por vivir, mucho por sufrir y por aprender –me dije.

Bueno, es que tanto para la profesión de secretaria como para cualquiera otra, hoy, ayer y siempre, los valores agregados propios de la personalidad, la moralidad y la espiritualidad de la persona, son la esencia y la sazón de ese quehacer; y es esa equilibrada fórmula la que califica como casi insustituible a la asistente, de tal manera que el jefe, por profesional que sea, aprende a apoyarse siempre en ella, porque ella le conoce su estilo, le acompaña en los compromisos empresariales que le asignan, le adivina el pensamiento, navega al ritmo de la elevada nave de su jefe, visualiza metas de ganar ganar, coadyuva a alcanzarlas, es autocrítica y por ello procura la nitidez, rapidez y exactitud de los productos que genera. No necesariamente la secretaria tiene que ser “aventada” y toda soltura, ni brincar bardas que no le son permitidas ni lícitas; su temperamento y su carácter son muy de ella; pero donde sí siempre se da a ver es en los resultados. No se necesita ser escandalosa, gritona, llamadora de atención, mandona ni hostigosa; puede ser una persona humilde, sencilla, parca, pero totalmente enterada de lo que hay en el entorno y de lo que a ella se le demanda como “mano derecha” (¡y no enyesada!) de su “superior”, de quien se maneja no detrás sino a la par (en sentido figurado), a la hora de demostrar la calidad de la Unidad a la cual sirve.

Al haber escogido esa profesión, la secretaria sabía que implícito iba el servicio (¡no servilismo!); y qué bueno resulta “codearse” con quienes dominan muchas cosas que le sirven a la asistente para su crecimiento profesional; igualmente bueno le es conocer la esencia, visión, misión y valores de su empresa o institución... La tecnología es buena; sin embargo jamás han pasado de moda técnicas como la taquigrafía (sí se usa y sirve en determinados momentos), el inglés, las 4 operaciones básicas, el dominio de buenas técnicas de Archivo, la perfecta ortografía y excelente redacción y estilo, y las capacidades psicológicas para conocer y tratar a las personas; asimismo, las buenas nociones de protocolo y ética, etcétera.

Queridas y bonitas secretarias o asistentes: las felicito por tener y desarrollar tan linda carrera que les permite ser útiles y valiosas a través de brindar bienes o servicios a la comunidad. Gracias por ser tan importantes dentro de las empresas e instituciones. ¡Muchas felicidades y abundantes bendiciones de Dios Todopoderoso para cada una de ustedes!
 

Tags:

  • secretaria
  • confianza
  • ortografia
  • redaccion

Lee también

Comentarios