Lo más visto

Finanzas públicas: tocando fondo

A esta altura, dado el tamaño de la crisis fiscal, la medicina será muy dolorosa para los salvadoreños y el costo político lo tendrá que asumir solo el FMLN, por no haber actuado con responsabilidad cuando debía hacerlo.
Enlace copiado
Finanzas públicas: tocando fondo

Finanzas públicas: tocando fondo

Finanzas públicas: tocando fondo

Finanzas públicas: tocando fondo

Enlace copiado
Lo señalamos en múltiples ocasiones. Si no hacen ajustes fiscales, en algún momento se tendrá una crisis, y las medidas para superarla son muy dolorosas para la población. Siguieron con el “buen vivir” fiscal y ahora el Gobierno vive una quiebra “técnica”, con el riesgo de caer en un impago (default). Ya no le pueden echar la culpa a nadie.

Si bien es el Gobierno el principal responsable de esta crisis, también lo son aquellos que dieron sus votos para aprobar “presupuestos mentirosos”, con ingresos inflados y gastos no incluidos. Ese es el origen de la crisis fiscal y cuando le pasen la factura al pueblo salvadoreño, es de esperar que recuerden sus nombres, porque ellos actuaron irresponsablemente.

El representante del Fondo Monetario Internacional (FMI) frente al secretario técnico y el ministro de Hacienda dijo: “El riesgo más grande que enfrenta la economía salvadoreña es la situación fiscal”. Y señaló que para mantener el déficit en el nivel que está, la economía debería crecer 6 puntos sobre el 2.5 % que se proyecta, esto es 8.5 %. Actualmente esto es “misión imposible”, porque ni ante una “coyuntura externa favorable y el nivel bajo de los precios del petróleo” El Salvador logró superar el “débil crecimiento”, según el FMI.

Bajo crecimiento económico y alto y creciente endeudamiento aumenta el riesgo país, elevando la tasa de interés que debe pagar El Salvador. Y el FMI les recuerda que “el financiamiento externo será más costoso de lo que se anticipó originalmente”, además que se sabe que la falta de “liquidez presupuestaria incrementó las dificultades para realizar pagos oportunos a proveedores y exportadores (de reembolsos del IVA)”.

Agréguese a lo anterior, que ISDEM envió carta al ministro de Hacienda el 20 de julio pasado reclamando por el atraso de 20 días en la entrega de $3.2 millones del FODES a 147 municipios, que están cayendo en mora en sus obligaciones con acreedores y en pagos de salarios.

En este contexto de crisis, el Gobierno trató de “confiscar” los ahorros de los trabajadores. Ahora dice estar dispuesto a escuchar propuestas para mejorar la sanidad y rentabilidad del nuevo sistema. Este cambio no es voluntario, responde al señalamiento del FMI: “La reforma de las pensiones propuesta por las autoridades en febrero apunta a ganar tiempo, pero no garantiza la sostenibilidad del sistema a largo plazo”. Claramente, su propuesta no es aceptable.

Ante la crisis fiscal, el FMI recomienda una reducción del déficit en 3.5 puntos del PIB (unos $910 millones) y sugiere hacerlo mediante reducción del gasto salarial 1.4 puntos del PIB y del gasto en bienes y servicios; aumento del IVA al 15 %; adopción del impuesto predial; focalización de los subsidios; tributación progresiva; y eliminación de exenciones impositivas. Conjuntamente sugiere eliminar los impuestos distorsionadores y dar apoyo social para contrarrestar los efectos del aumento del IVA.

El FMI no es el malo de la película, solo hace el diagnóstico y prescribe las medicinas. No impone nada.

Ante esta propuesta el Gobierno respondió que haría un ajuste de 2.5 puntos del PIB, de acuerdo con las metas de su Plan Quinquenal, pero, aún no define las medidas para lograr esa meta.

Hace unos días me comentaba una experto financiero que El Salvador buscó crédito en Rusia y no encontró nada, solo le recordaron que ahora no son la URRS. Fueron a Bolivia y Evo les dijo no tengo. Petrocaribe en grave situación financiera, más que colocar recursos ahora busca cobrar lo que le deben. Por eso el “deseo urgente” de lograr un “Acuerdo Fiscal”. No es voluntad política, sino cómo sobrevivir la crisis.

Y también, pasados tres años, sienten la urgencia de retomar la Ley de Responsabilidad Fiscal, para generar disciplina fiscal y garantizar la disponibilidad futura de recursos para los programas sociales.

La reacción del Gobierno debe ser pronta, porque el directorio del FMI dice “que se necesita una consolidación fiscal concentrada en el período inicial para revertir la trayectoria ascendente de la deuda pública, afianzar la sostenibilidad fiscal”.

A esta altura, dado el tamaño de la crisis fiscal, la medicina será muy dolorosa para los salvadoreños y el costo político lo tendrá que asumir solo el FMLN, por no haber actuado con responsabilidad cuando debía hacerlo.

Tags:

  • fmi
  • gobierno
  • pib
  • el salvador
  • urrs
  • crisis fiscal

Lee también

Comentarios