Lo más visto

Gastar menos, generar más, usarlo bien (no malversar)

Gastamos más de lo que generamos, nos endeudamos crónicamente, vamos camino a la insolvencia. Es difícil cortar las plazas innecesarias y nepóticas en el aparato público. Urge aprobar una buena ley de Servicio Público para contratar en base a meérito y reformar la ley que impide despedir a los innecesarios, hasta a los que cobran sin llegar. Difícil pedirle al vampiro que se clave la estaca, pero no tenemos alternativa.

Enlace copiado
Rafael Castellanos - Analista

Rafael Castellanos - Analista

Enlace copiado

La deuda externa pasa del 70 % del PIB, el gobierno de Flores y Juan José Daboub de M.I.T la tenían alrededor de 40 % hasta los terremotos del 2001. El gobierno de Saca al verse sin dinero y necesitarlo para malversarlo, robarlo o comprar simpatías, creó el Fideicomiso de Obligaciones Previsionales, obligando por ley a las AFP a prestar al gobierno el dinero de los cotizantes a tasas ridículas 1 a 1.5 % a un año, hasta el 30 %. El mal recordado Carlos Cáceres lo llevó a 45 %, ahora está en mas. Al vencer el plazo y no poder pagar, se recurrió a emisión de eurobonos de tasa alta entre 7 y 8% y plazo largo. El Salvador ha tenido buena reputación (cada vez menos) como pagador. En tiempo de Flores llegamos a la máxima calificación de "grado de inversión", ahora estamos en CCC+ promedio.

La calificación de riesgo país afecta la tasa de interés y la facilidad de colocarlos, a intereses más altos que los certificados y plazos más largos para aliviar la presión financiera. Si esto se repite, como ha sucedido, año tras año, la deuda crece, el flujo de caja del gobierno se usa más para pagar intereses de la deuda que para la inversión yel gasto para el desarrollo del país.

También hay créditos del Fondo Monetario Internacional que vimos que a los gobiernos del FMLN se los concedían más fácilmente de lo que vimos previamente, con requisitos más laxos (el primer gobierno de izquierda seduce a las multilaterales). Esto aumenta la deuda externa por supuesto. Y ahora estamos allí, con presupuestos sin mayor inversión, que se van mayormente en pago de intereses y gasto corriente.

Como es de esperarse, para cumplirlo se necesita más endeudamiento y sigue la fiesta. Si no cortamos gastos y no generamos más vía crecimiento económico vamos al desastre. La principal labor del ministerio de Hacienda debe ser reducir la brecha fiscal y convertirlo en tendencia.

Una de la limitantes mayores para reducir el gasto es la gigantesca cantidad de empleados en el Gobierno, la Asamblea, las Autónomas, el Órgano Judicial y las Municipalidades que no son necesarios, que su función no aporta o atrasa, o que llegan solo a cobrar y no trabajan. La ley los protege para ser despedidos… ¿entonces? Los ciudadanos no tenemos por qué financiar con nuestros impuestos o nuestra deuda (o la de los hijos y nietos) plazas otorgadas abusivamente por los partidos políticos clientelistamente para pagar favores, colocar parientes, queridas, amig@s, el fatal nepotismo. Todos los partidos sin excepción y el gobierno actual han pecado o pecan por igual, es un cáncer que debemos extirpar.

Urge aprobar una buena Ley de Servicio Civil como propone el Grupo Promotor de la Reforma a la Función pública y promover una ley que permita despedir a empleados no idóneos, algo difícil, es como pedirle al vampiro que se clave la estaca solo.

Recomiendo la última publicación de FUSADES ¿Dónde ha quedado el mérito de la contratación en el Estado? ilustra mucho sobre el tema.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines