Lo más visto

Generar confianza

El ambiente salvadoreño es dominado por la desconfianza y se expresa en la siguiente discordancia: por una parte, a incontables connacionales les desagrada la política, y por otra, la crisis actual es predominantemente política.
Enlace copiado
Generar confianza

Generar confianza

Generar confianza

Generar confianza

Enlace copiado
 Esta aparente contradicción es delicada porque los partidos políticos atraviesan por una profunda crisis de credibilidad y la ciudadanía está temerosa. ¿Cuál es el riesgo de esta situación? Que la conducción del país quede en manos de dirigentes y burócratas partidarios, que aumente la cantidad de funcionarios públicos que llegan a servirse del cargo y que incremente el número de exfuncionarios indiciados por tener nexos con el crimen organizado.

En este escenario, generar confianza significa aplicar la ley y fortalecer la democracia. Paradójicamente, algunas personalidades están defendiendo públicamente lo indefendible (dando la impresión que los incriminados son las víctimas). Estos riesgos y conductas están causando indignación en numerosos conciudadanos y generando una “masa crítica” en contra de la corrupción, impunidad y criminalidad. Consecuentemente, es clave que la sociedad civil y los medios de comunicación sigan apoyando la vigencia de las libertades individuales y la defensa de los derechos fundamentales de los salvadoreños.

Hacerse escuchar es una acción positiva de los gobernados para lograr que los gobernantes perciban el rechazo a los engaños y malversaciones. ¿Por qué no lo entienden? Una hipótesis es que el poder público es ejercido de manera centralizada, mercantil y de espalda a los representados. Esta forma de gobernar explicaría las facilidades que ha tenido el crimen organizado para penetrar diferentes esferas estatales y realizar negocios ilícitos (venta de drogas, tráfico de personas, contrabando, lavado de activos, prostitución, comercio de armas y extorsiones). Tanto se ha expandido la economía criminal en Centroamérica que se ha convertido en una amenaza para la seguridad de EUA. En este marco, a continuación se presentan tres tareas para generar confianza y salvar al país.

Tarea 1. Aprender de la historia nacional. El próximo año será el 25.º aniversario de los Acuerdos de Paz (1992-2017), el cual fue un hecho trascendental y positivo. Consiguientemente, es oportuno hacer la siguiente reflexión: la violencia política (1971-1991) no fue la solución y generó más costos que beneficios. Prueba de ello es que ahora se vive una inseguridad más compleja que la del siglo XX. De ello se plantea que el diálogo y la cooperación pública-privada son esenciales para salir adelante.

Tarea 2. Generar confianza entre gobernados y gobernantes. Los problemas nacionales son de tal magnitud que ningún gobierno de turno –por sí solo– puede resolverlos. En tal sentido, una manera de avanzar es anulando el reparto partidario de organizaciones gubernamentales y creando un ambiente de entendimiento y sensatez para aplicar un ajuste fiscal dentro de un período electoral 2017-2019.

Tarea 3. Alzar –constructivamente– la voz ciudadana para favorecer la institucionalidad democrática. Esta acción requiere de sabiduría y valentía porque hay fuerzas protectoras del statu quo. Una forma de hacerlo es apoyando el trabajo de la Sala de lo Constitucional, el IAIF y la FGR.

Conclusión: la participación ciudadana es decisiva para renovar la confianza de los salvadoreños en su país y el sistema democrático de libertades. Es hora, entonces, que el poder público se gane el respaldo de los gobernados en la lucha contra la corrupción, impunidad y criminalidad.

Tags:

  • desconfianza
  • credibilidad
  • corrupcion
  • politicos

Lee también

Comentarios