Lo más visto

Más de Opinión

Gestión justa y efectiva del agua: Un viceministerio del agua

Enlace copiado
Ricardo Navarro

Ricardo Navarro

Enlace copiado

La discusión sobre la forma de gestionar el agua y cómo legislar al respecto continúa y ya que es un tema de suma importancia es necesario tomar las mejores decisiones posibles. El bien hídrico está en situación crítica en el país, los cuerpos de agua y los sistemas de abastecimiento están severamente deteriorados, producto de la deforestación, la contaminación, el cambio climático, la mala administración, el uso ineficiente del recurso, la injusta distribución de este y la corrupción. Mucha gente no recibe agua en la cantidad necesaria y muchos la reciben en forma contaminada.

Ante una situación tan crítica y compleja, que afecta a mucha gente sobre todo a poblaciones con escasos recursos económicos, la administración del agua no puede quedar en manos de ningún sector que tenga intereses particulares, sino que debe estar bajo la responsabilidad del Estado para garantizar que el agua esté disponible para todas las personas en la cantidad y calidad necesarias, independiente de su situación social o económica. En el país hemos tenido históricamente precipitaciones de 1,800 mm al año, lo cual significa que si estamos en crisis hídrica no es culpa de la naturaleza sino de la mala gestión que hemos hecho del recurso.

La gestión pública del recurso hídrico puede hacerse de muchas formas, la que más tiene adeptos entre grupos sociales es crear una autónoma con mayoría de representantes del Estado. Una autónoma funciona bien en muchos países y en muchos temas, pero en el caso del agua, en El Salvador, en tiempos actuales, con la existencia de fuertes grupos de poder con intereses particulares, el funcionamiento de una autónoma podría ser inviable.

En las propuestas sobre gestión del agua hay 2 visiones: Una busca que se forme una autónoma con legislación favorable a intereses particulares de grupos de poder y otra se inclina por una autónoma con legislación sensible a intereses genuinos de todos y todas y por lo tanto representa el pensar y sentir de la mayoría de la población. Cualquier decisión de la Asamblea Legislativa sobre la forma que debe tener el organismo decisorio en la autónoma va a generar mucho descontento, si se le da el poder de decisión a los que buscan sus intereses particulares va a tener la oposición de la mayoría de organizaciones de la sociedad civil y si se le da el poder a los que buscan el bien mayoritario va a tener la oposición de pequeños pero poderosos grupos de poder y si trata de legislar en forma inclusiva y nos incorpora a todos y todas va a formar un organismo inviable de funcionar.

Suponiendo que con sabiduría extrema se logra formar una autónoma donde todos y todas quedamos contentos, un gobierno posterior con interés de privatizar el recurso tiene la opción de no darle a la autónoma los recursos que necesita y hacer que funcione mal, entonces se genera descontento en muchos sectores de población que son fácilmente manipulables y comienzan grupos interesados a proponer la privatización, que parece ser que es lo que ha sucedido con ANDA.

Una propuesta que conserva la gestión del agua bajo el poder del Estado y garantiza tal permanencia es creando un viceministerio adscrito al MARN que se encargue de la gestión del agua a nivel nacional y vaya delegando participación y poder de decisión a los grupos locales comunitarios que además tendrían la tarea de proteger las cuencas y subcuencas.

Como la administración del Estado no necesariamente garantiza que las cosas se hagan bien, se hace necesaria la presencia de un organismo paralelo contralor, al cual podrían pertenecer todos los grupos que tengan interés en el tema. La tarea de este organismo sería vigilar que el viceministerio funcione bien y denunciar cualquier anomalía que se presente.

Tags:

  • agua
  • deforestación
  • crisis hídrica
  • autónoma
  • viceministerio

Lee también

Comentarios