Lo más visto

¡Gloria a Dios en las alturas!...

¡Y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad! Recordemos, queridos compatriotas, que si sembramos cardos, cosecharemos espinas...
Enlace copiado
Enlace copiado
Dice Gálatas 6: 7 en el Nuevo Testamento: “No os engañéis, Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare eso también segará”. Sembremos buena semilla.

Padre Nuestro que estás en los cielos: llénanos con Tu Paz y libra nuestros corazones de odios, de amarguras, de frustraciones, de obsesivas codicias de poder y de riquezas que tanto daño le han hecho y le continúan haciendo a nuestro pequeño terruño que lleva tu nombre.

Que cualquier Acuerdo de Paz o de reconciliación que firmen los políticos salvadoreños, Padre Nuestro, sea ratificado por tu mano divina. De no ser así, será vulnerable. Y no gozaremos la paz que con tanta urgencia necesitamos. Transforma el corazón de todos los salvadoreños, políticos, gobernantes, gobernados y que todos juntos, olvidándonos de obsoletas ideologías, contribuyamos para construir un país mejor del que nadie se quiera ir.

Nos ponemos en tus manos, Dios. Concédenos un 2017 y los años que seguirán, un país próspero, seguro, con suficientes oportunidades de trabajo para los compatriotas que lo necesitan y que nadie tenga que arriesgar su vida para emigrar a otro país que pueda ofrecerle un futuro mejor y que nunca suframos dictaduras de izquierda ni de derecha.

¡Bendice, Señor, a nuestro querido Cuscatlán!

[email protected]

Tags:

  • paz
  • hombres
  • tierra
  • dios
  • cuscatlán

Lee también

Comentarios