¡Gracias, excombatientes!

La gran tragedia de nuestra patria es la polarización casi irreconciliable que tienen los dos grandes bloques políticos –porque no son ideológicos– que manejan los destinos nacionales.
Enlace copiado
Enlace copiado
Los grandes animadores de esa monumental tragedia se encuentran en diversos cajones: los partidos políticos pequeños, llamados taxis por la población debido a sus conductas previas; la mayoría de los ciudadanos, que no protestamos en la forma ruidosa en que se acostumbra para ser escuchado; la carencia de un líder “inédito” (no contaminado ni salido de los partidos tradicionales) que tenga capacidad y personalidad carismática, congruente en su decir y actuar, enfocado en sacar al país de la sima en que nos tienen hundidos aquellos que no quieren pensar en la patria sino en sus intereses mezquinos y bastardos. Urge encontrar esa personalidad que organice y lidere un enfoque de país, un tercer pensamiento alejado de los causantes del caos; un líder capaz de amalgamar a los decentes –que los hay– libres, pensantes y patriotas. Estoy seguro de que somos una abrumadora mayoría. Unámonos y construyamos esa tercera fuerza en un bloque sólido como está sucediendo ahora mismo en otros países de Iberoamérica. Merece ser destacado el excelente ejemplo que recibimos de los excombatientes del conflicto armado: después de ser enemigos mortales, se han logrado unir y marchan juntos para buscar un fin común. Los ciudadanos estamos obligados a seguir ese ejemplo y unirnos en la tercera fuerza político-social que nos libere; manifestándonos, marchando, gritando, exigiendo...

[email protected]

Tags:

  • patria
  • polarizacion
  • veteranos de guerra
  • intereses

Lee también

Comentarios

Newsletter