Lo más visto

Más de Opinión

Greta y Francisco: líderes verdes alertan de la crisis ambiental

Enlace copiado
Kalena de Velado

Kalena de Velado

Enlace copiado

Es sorprendente cómo dos personajes completamente distintos por edad, género y nacionalidad tengan tantas coincidencias en su mensaje: me refiero a las palabras que dio la activista sueca Greta Thunberg, de 16 años, en el marco de la Cumbre de la ONU, llamando con lágrimas a detener el deterioro del planeta; y al discurso del Papa Francisco en el Sínodo de la Amazonia invitando a vivir una ecología integral. En ambos personajes se puede palpar una gran preocupación y tono de alerta sobre la crisis medio ambiental actual.

Las protestas realizadas por jóvenes y viejos a escala global recientemente reflejan el desconsuelo que tienen por su futuro incierto, si no cambiamos nuestros estilos de vida, una realidad que a mí también me ocupa por mi formación en bioética, porque advierto también "el riesgo de desaparición de las condiciones físicas y biológicas que hacen posible la vida humana sobre la tierra", como dijo el Dr. Jesús Ballesteros LLompart, Catedrático de Filosofía del Derecho, Moral y Política.

En la actualidad, la bioética es entendida en su sentido amplio al poner atención a la crisis ecológica desde la mirada de la bioética ambiental y la biotecnología. Las víctimas de la crisis ecológica son, en principio, todos los seres humanos.

Ello no significa que no haya algunas víctimas que lo sean de un modo particular, como los habitantes de determinadas zonas (la Amazonia); o quienes viven en condiciones especialmente infrahumanas, como los habitantes del África subsahariana; y, en general, todos los carentes de agua potable, más de 1,100 millones de personas, para quienes el agua, en vez de ser el alimento básico, se convierte en causa probable de contagio de enfermedades gravísimas. Víctimas posibles de las biotecnologías son, en principio, quienes pueden verse agredidos en su intimidad, al desvelarse el mapa genético individual a las compañías de seguros, como ya es lícito en el Reino Unido; o los empleadores inescrupulosos; o quienes han sido objeto de la mercantilización de su cuerpo, a través de la venta de óvulos u órganos (de embriones o adultos en necesidad); o porque se pone en peligro su salud con el consumo de transgénicos, que a veces se envía como donativos, sin garantizar sus condiciones. https://www.bioeticaweb.com/filosofasa-del-derecho-conciencia-ecolasgica-y-universalismo-actico/

La crisis de la que previenen ambos líderes verdes se puede detener si procedemos como si nuestro hogar se estuviera incendiando. No olvidemos que "se trata de lo que ha dado en llamarse la sexta extinción, que tiene su origen en la acción humana, a diferencia de lo ocurrido en las cinco extinciones anteriores. En segundo lugar, la crisis se presenta como contaminación, como creación de productos artificiales, que no responden a la química de la vida, como plásticos de un solo uso, nylon, pvc; compuestos Clorofluorocarbonados, CFC, (Daniel Melendi); pesticidas, etc., que forman residuos en los que no pueden actuar las enzimas que trasforman la materia orgánica y, por tanto, no son reciclables".

Tu camiseta de algodón se produjo a partir del consumo de 2,700 litros de agua y gran cantidad de electricidad. El promedio de uso de una prenda textil, entre gente consumista, es entre 7 y 10 veces al año. https://www.ellenmacarthurfoundation.org/assets/downloads/publications/A-New-Textiles-Economy_Full-Report_Updated_1-12-17.pdf .

Si elegimos comprar ropa de buena calidad y disfrutarla muchas veces por varios años, estaremos entrando en la #modasostenible, el cual es un estilo de vida respetuoso con el medio ambiente, en contraposición de la #fastfashion, que se basa en producir ropa barata, que se adapta rápidamente a las tendencias, y que dura poco tiempo en las tiendas. https://ruc.udc.es/dspace/bitstream/handle/2183/21057/FolgueiraSu%C3%A1rez_Tamara_TFG_2018.pdf?sequence=2&isAllowed=y

Ser elegante ahora significa ser un comprador inteligente, frugal y sobrio, tal como nuestros bisabuelos y sus ancestros hacían con las cosas y textiles artesanales que heredaban de padres a hijos e hijas. Instalemos en El Salvador la cultura de lo artesanal hecho con calidad internacional (como en Japón) como una oportunidad de negocios de la mano con el cuidado de nuestro planeta.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines