Loading...

Guatemala se burla de las prevenciones estadounidenses

En consecuencia, que en los tres países haya un desmantelamiento del orden constitucional, que la administración de justicia pase por horas bajas de modo uniforme, que la corrupción sistémica goce de un renovado manto de impunidad y que esos procesos autoritarios gocen para más inri de legitimidad electoral es un perjuicio directo para los intereses norteamericanos.

Enlace copiado
Guatemala se burla de las prevenciones estadounidenses

Guatemala se burla de las prevenciones estadounidenses

Enlace copiado

Entre los estados, aunque reconozcan el principio de no intervención, hay inevitablemente influencias mutuas y presiones a veces recíprocas que oscilan entre la persuasión con sus distintos grados y la negociación legítima, las formas de la diplomacia menos sutil y entre ya abiertamente la coerción y otras medidas que violan el derecho internacional.

A veces ese juego de presiones está inspirado por una aproximación pragmática a la diplomacia -realpolitik-, por ejemplo el interés en explotar los recursos de otro territorio o la defensa de agendas económicas más sofisticadas; a la postre, desde este ángulo el objetivo principal del Estado es defender el interés nacional y maximizar la obtención de poder para garantizar su existencia en el concierto mundial, sin consideraciones idealistas.

Mientras, otros analistas sostienen que el balance internacional de poderes debe honrar la misión de orientar al poder en cuanto que su fin último es procurar el bien común; esa finalidad ética se opone por definición a la voluntad de poder por el solo poder. Este idealismo, sucesivamente derrotado en las coyunturas más álgidas de la era contemporánea, las dos Guerras Mundiales y los conflictos en Corea, Vietnam, Afganistán y hoy Ucrania, continúa alentando y a veces disfrazando convenientemente las operaciones de algunos estados, en especial en el caso de las potencias y de las libertades que se toman en su área de influencia.

Pero hay ocasiones en las que, ya sea por pragmatismo o por idealismo, no hay mucho margen en las relaciones entre los países. Y un ejemplo muy a propósito es el de la administración del presidente estadounidense, Joe Biden, respecto de la descomposición democrática que ocurre en el Triángulo Norte.

La crisis migratoria que arranca en el norte del istmo centroamericano es un tema de seguridad nacional para Estados Unidos. A la base de esa situación se encuentran la pobreza, la marginalidad estructural y la violencia que azota a El Salvador, Honduras y Guatemala. En consecuencia, que en los tres países haya un desmantelamiento del orden constitucional, que la administración de justicia pase por horas bajas de modo uniforme, que la corrupción sistémica goce de un renovado manto de impunidad y que esos procesos autoritarios gocen para más inri de legitimidad electoral es un perjuicio directo para los intereses norteamericanos. Así considerado, aunque su preocupación no sea por el escenario doméstico sino por su incidencia en la perspectiva global, la renovación de la fiscal guatemalteca, Consuelo Porras, incluida en la Lista Engel y autora de una mal disimulada persecución en contra de operadores de justicia y de fiscales que lucharon contra la corrupción es un agravio puntual a la agenda de Biden y de su gobierno.

Si los norteamericanos no están conformes con lo que se hace en materia de investigación de la corrupción en El Salvador y en Honduras, país este último del cual eligieron llevarse al expresidente Juan Hernández para juzgarlo por narcotráfico, lo de Guatemala es la más ruidosa de las cachetadas que han sufrido en el Triángulo Norte.

Ahí está el giro de la retórica. Es que conveniente o no para la bitácora norteamericana, la pregunta de fondo es si el perjuicio primigenio, el entregarle la administración de justicia a una persona a la que se acusa de estar coaligada con el crimen, no ameritaría una acción más enfática de la comunidad internacional y una reflexión más profunda de la sociedad guatemalteca.

La pregunta no aplica exclusivamente para la nación vecina sino en general para todos aquellos gobiernos que con la justificación del juego electoral emprenden una destrucción del Estado de derecho desde el corazón mismo de su democracia, entiéndase la igualdad y la libertad que devienen de verdadera justicia y que son traicionadas cuando de ella sólo hay un remedo.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • Guatemala
  • prevenciones estadounidenses
  • orden constitucional
  • corrupción

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines