Lo más visto

Más de Opinión

Habría que vincularse más con las comunidades para que el viejo centralismo le dé paso al desarrollo integral

El FODES contribuye, pero ya se mira que, tal como está concebido y activado, no es suficiente para responder por sí solo a las necesidades imperativas del momento y de lo que viene.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

El Salvador, como es notorio en todos los sentidos, ha estado marcado históricamente por un centralismo político, económico y administrativo de profundos y multiplicados efectos sobre la vida de todos los salvadoreños, que han sido caravana en el tiempo. Dicha marca es una fuente constante de agudas distorsiones en el desenvolvimiento de nuestra realidad, y eso ha determinado en gran medida que nuestro país haya tenido y continúe teniendo tantas dificultades para afirmar y conducir su dinámica de progreso. El centralismo no sólo es una deformación estructural de gran incidencia en todos los comportamientos nacionales, sino, yendo más al fondo, constituye una permanente distorsión de las iniciativas que se ponen en práctica. Y esto lo sufren tanto los espacios centralizadores como las áreas que quedan al margen.

Desde hace algún tiempo, y a consecuencia de los impulsos modernizadores que van surgiendo del creciente avance de la democratización, se está viendo una tendencia descentralizadora aún en pañales pero con suficiente energía para esperar que prospere de manera progresiva. También el desenvolvimiento político, que a su vez es producto del fenómeno democratizador, tiene gran incidencia en todo este proceso. Las administraciones locales vienen ganando terreno en la medida que la participación ciudadana se intensifica y se expande, y eso puede constatarse de modo muy elocuente si se analiza caso por caso lo que hoy se manifiesta en los diversos espacios del mapa social, económico y cultural.

Antes, las entidades municipales eran piezas simplemente giratorias alrededor del eje central. Hoy, dados los cambios en el ejercicio práctico de la política en movimiento, hay una visibilización de las comunidades, aun de las más apartadas y olvidadas, que vienen a unirse a lo que se está dando como revitalización modernizadora que es responsabilidad de todos. Va siendo cada vez más patente que sin el acompañamiento general no es posible avanzar en firme y con dirección asumida; y dicho acompañamiento exige atención, inversión y reparto pleno de oportunidades y, por supuesto, también de responsabilidades.

Los municipios presentan necesidades crecientes que van más allá de sus gestiones tradicionales. Hoy tienen que incorporarse al desarrollo local, con miras al desarrollo territorial y al desarrollo nacional, todos en uno. Eso implica, naturalmente, más expansión y más inversión. El FODES contribuye, pero ya se mira que, tal como está concebido y activado, no es suficiente para responder por sí solo a las necesidades imperativas del momento y de lo que viene. Hay que rediseñar el esquema de todos los financiamientos del desarrollo, y eso sólo podrá lograrse sustentadamente si la economía nacional despega de veras y con impulso indetenible hacia arriba y si las dinámicas institucionales en todos los niveles dejan de una vez por todas sus refugios de comodidad perniciosa que atraen la corrupción y promueven la disfuncionalidad.

El talento y la creatividad anidan hasta en los más remotos rincones de nuestra sociedad, y por eso entre los efectos más nocivos del centralismo tradicional está el desperdicio de capacidades y de oportunidades de mejor vida y mejor futuro.

Hacer que el progreso llegue de veras a todas las comunidades, sin exclusiones de ninguna índole, es deber nacional de primer orden. Cumplir dicho deber constituye la llave maestra de una prosperidad sin límites artificiales.

Es decisivo para el avance modernizador que el viejo y agotado centralismo le deje todo su lugar a las innovaciones integradoras, sin límites internos de ninguna clase. Por ahí se abre paso de veras la línea del progreso.

Tags:

  • centralismo
  • comunidades
  • revitalización
  • municipios
  • FODES

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines