Lo más visto

Hacer lo correcto ya resulta extraño

Enlace copiado
Hacer lo correcto ya resulta extraño

Hacer lo correcto ya resulta extraño

Hacer lo correcto ya resulta extraño

Hacer lo correcto ya resulta extraño

Enlace copiado
Al igual que a muchas otras personas, a mí me ha causado molestia, indignación y además mayor preocupación ante los últimos acontecimientos en los cuales se han visto involucrados más personas, funcionarios, políticos y hasta expresidentes en casos de corrupción, mal manejo de recursos, prepotencia, mal comportamiento, malcriadeces, etcétera.

En otros tiempos solíamos pensar que quienes más practicaban este tipo de cosas eran personas sin ninguna preparación y educación, que debido a ello optaban por tomar el camino incorrecto, era fácil poder decir: hizo esto porque no sabía, no era estudiado, no tuvo otra opción, pero en la actualidad vemos que ya no solo estas personas actúan de esta forma, vemos con mayor frecuencia cómo desde ciudadanos de a pie, diputados, funcionarios, expresidentes, realizan este tipo de prácticas.

Estamos inmersos en una cultura de violencia, de prepotencia, de total falta de conciencia, el factor educación ya no es un diferenciante, vemos cómo el vivían es admirado e idolatrado y hasta catalogado de “inteligente”; a menudo observamos cómo algunos automovilistas hacen uso de la prepotencia, haciendo doble fila para sobrepasar y evitar hacer cola, llegando incluso a hacer uso de la violencia si se les reclama; o personas que se adelantan en la fila en algún banco, faltándole el respeto a quienes están haciendo las cosas como deben ser; hemos visto cómo el mal manejo de los recursos del Estado por parte de políticos y funcionarios es cada vez más común; se ha ido perdiendo aquellas buenas prácticas de ayudar al anciano a cruzarse la calle, saludar a los demás, de no apropiarse de lo ajeno porque no es correcto hacerlo, etcétera, de ahí que nos hacemos muchas preguntas: ¿Qué ha sucedido con estas personas para que actúen de esta manera? ¿Por qué de la noche a la mañana muchos pasan de ser pobres a ricos, o de ricos a más ricos? ¿Por qué actúan de forma irracional sin ningún respeto? ¿Falla el sistema o fallan las personas? Las respuestas son muchas, sin embargo mencionaré algunas:

1) La falta de valores es quizá uno de los puntos medulares de este problema, muchos han pasado por alguna escuela pero la enseñanza no pasó por ellos, en aquellos tiempos el profesor tenía la facultad de castigar a los mal portados, en la actualidad el profesor que haga esto fácilmente termina en la cárcel o muerto. 2) La falta de leyes o su aplicación es deficiente o nula, dando lugar a que se dé este tipo de prácticas, la impunidad incentiva a seguir aprovechándose, metiendo la mano, haciendo mal uso de los recursos, total, “no pasa nada”. 3) Parece ser que las buenas costumbres y los buenos modales son cosas del pasado, una persona honesta, trabajadora y educada es vista como un ser extraño que ya no encaja en la actualidad, lo consideran “retro”, desfasado, antiguo, mal llamado de la vieja escuela. 4) La falta de la enseñanza en las instituciones sobre moral y cívica también nos está pasando factura, vemos cómo desde la selección de fútbol usa la camiseta nacional como si fuese cualquier trapo para ir de paseo, hasta la falta de respeto a los símbolos patrios, dan una pequeña muestra de lo mal que estamos.

Es de suma urgencia tomar cartas en el asunto, mejorar el sistema educativo, devolverle la facultad a la escuela de ser un ente no solo de formación sino también de educación, que los padres de familia tomen un rol más activo con sus hijos, que las leyes castiguen severamente a quienes quieran estar por encima de la ley.

Seguramente esto tomará tiempo, pero si no empezamos ya es posible que tengamos que ver otra generación más que se nos pierde y que probablemente nos pasará una factura mayor a la actual.

Tags:

  • corrupcion
  • expresidentes
  • recursos
  • politicos
  • educacion

Lee también

Comentarios