Lo más visto

Hagamos de este un gran año

El primer día del año no debiera ser diferente de otros, pero lo es, en todas las religiones el primer día de su año se presta para reflexionar y hacer propósitos de cambiar, de mejorar, de dejar atrás malos hábitos, de construirse un mejor futuro... muchos se quedan en reflexiones y en las hojas en que fueron escritos. Unos cuantos, los que cuentan, cumplen la mayoría o al menos los más importantes, estos son los que no solo cambian ellos, son los que cambian su entorno, su país, su sociedad, el mundo...
Enlace copiado
Enlace copiado

Nuestro país está lleno de problemas, violencia, economía, falta de oportunidades para los jóvenes, educación deficiente, salud pública que da vergüenza, un gobierno tan mal manejado que tiene las peores calificaciones de la historia, corrupción en todos los niveles, que insulta nuestra inteligencia  cuando la fiscalía monta grandes casos mediáticos y salen soplados, el mas emblemático el del expresidente exiliado juzgado y condenado por una bicoca, ni cerca de las inmensas cantidades que según cercanos y participantes se llevó él y su grupo, Chepe Diablo, el caso del Gordo Max.

Podemos seguir ampliando la lista y llenaríamos muchas páginas, pero no  se trata de eso, todos o casi todos los sabemos, a algunos ya no les importa, pero poco o nada estamos haciendo por cambiarlo. De lo que se trata es cómo cambiarlo, ¿se puede? Por supuesto, lo que uno se propone con pasión se logra y lo que un pueblo se propone con mayor fuerza de inercia y contagio se da y pronto.

Los grandes cambios en las sociedades se dan con voluntad, aquí necesitamos tenerla, simplemente cambiar el chip de negativo o indiferente a positivo y “podemos cambiarlo”. La voluntad colectiva es poderosa, lo hemos  visto a través de la historia, es de cambiar a ser positivos y creer que realmente podemos cambiar las cosas. El simple cambio de actitud de un colectivo, más fuerte aún de una sociedad, es capaz de cambiar cualquier situación por desastrosa que sea, comienza por una toma de conciencia por reconocer el problema y nuestra negatividad o indiferencia hacia él, sigue simplemente cambiando el chip a positivo y podemos cambiarlo y en menos de lo que esperamos, veremos grandes cambios.

Ya los hemos visto aquí, a partir de sentencias a demandas de inconstitucionalidad, que en vez de engavetarlas por dinero o por obediencia como vimos toda la vida, 4 personas honestas hicieron su trabajo, a pesar de presiones, amenazas y ataque de los poderes más altos. Su ejemplo produjo cambios importantes por las sentencias mismas, el voto por rostro uno de los más importantes, pero más allá de eso, sus acciones provocaron el “cambio de chip” en muchas personas de la sociedad civil, que reconocían lo malo pero lo veían de lejos como “qué barbaridad” y hasta allí.

Ahora muchos de ellos han formado o se han enrolado e instituciones para la defensa de la institucionalidad y la democracia, no como partidos políticos, sino a pesar de ellos. Las cosas en que se han involucrado marchan mucho mejor y hasta impidieron una elección ilegítima en la CSJ, la imagen de los Sres. Reyes y Merino levantando el brazo del supuesto presidente de la Corte quedaron para la historia como un recordatorio que la voluntad popular, junta, para abusos gubernamentales.

2 de enero de 2018, día de “cambiar el chip a positivo” de corazón, lo demás irá sucediendo pronto.
 

Lee también

Comentarios