Lo más visto

Más de Opinión

¿Hasta cuándo entenderán los políticos?

Con la prontitud que se están conociendo los casos de corrupción, tráfico de influencias, cohecho, enriquecimiento ilícito y tantos casos de delitos así como de mala administración en los bienes del Estado
Enlace copiado
¿Hasta cuándo entenderán los políticos?

¿Hasta cuándo entenderán los políticos?

¿Hasta cuándo entenderán los políticos?

¿Hasta cuándo entenderán los políticos?

Enlace copiado
Con la prontitud que se están conociendo los casos de corrupción, tráfico de influencias, cohecho, enriquecimiento ilícito y tantos casos de delitos así como de mala administración en los bienes del Estado, todos tienen como base la conducta irresponsable, falta de honradez, espíritu cívico y hasta ignorancia de quienes ejercen los altos cargos de funcionarios, incluyendo los de elección popular, ¿desde cuándo entonces estos señores iniciaron su educación y formación profesional?, ¿ya habían eliminado las materias básicas relacionadas con la disciplina y conducta de las personas en los estudios primarios?, o sus padres no los educaron apropiadamente o carecieron de ellos, que es lo que sucede con el 100 % de los delincuentes de toda especie y actuales pandilleros.

Se supone que ante las acciones legales se reducirán hechos tan bochornosos, en especial con personas cuyas familias son muy conocidas socialmente, el problema es que ante estas situaciones de represión, quienes carecen de principios morales, éticos y demás buscan métodos o sistemas aún más sofisticados o tecnológicos de avanzada para cometer desfalcos, asesinatos y todos estos mismos hechos, lo que hace más difícil detectarlos, hace 15 o más años los gobernantes cometían sin mayores problemas, ahora con más fiscalización han usado una serie de complejos mecanismos y transferencias bancarias para evitar ser detectados y acusados directamente; ante todas estas condiciones amerita que los partidos políticos se preocupen por seleccionar debidamente los candidatos honrados, debidamente preparados o conocedores de las posiciones a ocupar en todos los cargos y puestos de importancia que respondan a los intereses económicos de la nación, si no lo hacen ante lo que está a los ojos de todo el pueblo, es por negligencia o porque persisten compromisos partidarios particulares, así el presidente de la República debería ser un estadista profesional con un bagaje de conocimientos básicos políticos, económicos, jurídicos, sociales e idiomáticos como mínimo, por sus relaciones con otros mandatarios de países lejanos; los señores diputados deben ser profesionales relacionados con los diversos problemas, por cuanto su función es legislar para el pueblo y eliminar un sinfín de asesores; los alcaldes necesitan saber las necesidades básicas de su comprensión, tener las mejores relaciones públicas, administración y manejo de personal.

Mientras tanto, las autoridades a todo nivel del quehacer administrativo necesitan elaborar políticas de verdadero desarrollo en sus respectivas áreas y hacer más productivos los recursos que tienen disponibles, sean humanos, materiales o financieros, pues aparentemente la última crisis financiera se debe a que se ha gastado hasta lo que no se tiene, según lo presupuestado, en detrimento de lo que es prioritario, teniendo que recurrir a empréstitos para cubrir los gastos corrientes ya previstos y en proyectos que permitan generar empleo e incrementar la producción en los sectores que lo ameriten, que son muchos.

Si realmente el propósito de los funcionarios es servir, su misión debe contener una buena dosis de proyectos prácticos, factibles de realizar, dado que la experiencia de los últimos gobiernos nos obliga a pensar y analizar a los candidatos por los cuales votar en las elecciones, exigir capacidad y honradez, ahí deben ser conscientes los políticos para seleccionar a sus mejores correligionarios o personas afines para presentarlos ante los votantes o designarlos para los puestos de gestión administrativa y los harán sobresalir.

A estas alturas de vida republicana, la población ha despertado más, los medios de comunicación se han intensificado y tecnificado, con las redes sociales todo mundo se atreve a comentar lo que escucha y todo se sabe al instante, mejor no hacer lo malo por convicción y no por temor.

Tags:

  • corrupcion
  • enriquecimiento
  • politicos
  • transparencia
  • pandilleros

Lee también

Comentarios