Hay oportunidades, pero...

Oportunidades hay y suficientes. No se necesita ir a otros continentes. ¿La burocracia ocupa la creatividad y el poder para facilitar acceso al mercado en países vecinos y Estados Unidos? Con una respuesta afirmativa, las cosas seguramente serían diferentes.
Enlace copiado
Hay oportunidades, pero...

Hay oportunidades, pero...

Hay oportunidades, pero...

Hay oportunidades, pero...

Enlace copiado
Recientemente se difundió información sobre los industriales exportadores. El 47 % del total exportado en el país son exportaciones del sector textil y confección. El restante 53 % son productos de alimentos, plástico, bebidas, papel y cartón, químico/farmacéutico, metalmecánica, mobiliario y calzado.

Los empresarios en el sector textil y confección exportaron $2,552 millones registrando un incremento del 6 % con relación al año anterior (2014). El 88 % de lo que fueron prendas confeccionadas; allí hay ropa interior, ropa deportiva bodysuits, calzoncillos, camisetas, chaquetas, pants, medias, calcetines, blusas, uniformes y otros más. También exportaron algodón, filamentos sintéticos, fibras sintéticas y tejidos especiales. Generaron alrededor de 75,000 puestos de trabajo con un salario promedio de $380,00 mensuales.

El 80 % de las exportaciones de prendas confeccionadas tuvo como destino Estados Unidos. Y... ¿cuánto representaron en el mercado norteamericano las exportaciones de El Salvador? Un insignificante 1.7 %. Como lo plantea el Informe de Ranking de Exportadores Industriales 2015, El Salvador tiene mucho más espacio para exportar a ese país. Le sigue en importancia Honduras, Guatemala, Nicaragua y México. Cinco destinos. Y ¿qué hace el gobierno para facilitar las exportaciones? ¿Los requerimientos en la aduana son racionales? ¿Los tiempos y costos que impone la burocracia contribuyen a las exportaciones?

Los empresarios en el sector alimentos aportaron el 11 % a las exportaciones de 2015. Fueron casi $591 millones los exportados en azúcar (33 %), snacks (21 %), panadería y molinería (19 %), productos cárnicos (16 %), confites (6 %) y productos lácteos (5 %). Este sector tiene enormes oportunidades y también grandes desafíos que inician desde dar valor agregado al azúcar en bruto que se envía a Estados Unidos, República de China y Canadá. Seguramente tenemos que elaborar más confites hasta convertirnos en el “país más dulce del mundo”.

¿Hacia dónde se fueron los alimentos? A Guatemala, Honduras, Estados Unidos y Nicaragua. Son cuatro destinos. En el sector alimentos generó empleo decente para 32,000 personas con un salario promedio de $454.00. El salario es superior en la elaboración y conservación de frutas, legumbres y hortalizas (casi $710 mensuales), en la elaboración de azúcar ($678) y en la producción, procesamiento y conservación de carne y productos cárnicos ($540). ¿Hay más espacio para exportar a los socios centroamericanos? Seguramente, pero ¿cuándo tendremos aduanas que facilitan la exportación? ¿Cuándo darán fruto las reuniones de alto nivel y los dólares invertidos en viajes de funcionarios y otros? ¿Y la unión aduanera?

Los empresarios del sector plástico exportaron $368 millones en 2015. Los esbozos de envases para bebidas, las bolsas plásticas, las vajillas y artículos de uso doméstico, los muebles, las escobas y otros están entre los principales productos de exportación. Guatemala, Honduras, Nicaragua y Costa Rica son los destinos de exportación. Ellos generaron 8,200 empleos con un salario promedio de $587.00 mensuales. Hay mayor capacidad y tecnología instalada para incrementar la producción. Pero la tramitología y los costos de la burocracia ¿favorecen la competitividad?

Los empresarios del sector papel, cartón y productos de imprenta exportaron $299 millones con destinos concretos. Otra vez Guatemala, Honduras, Costa Rica, Nicaragua y Panamá. Y en este espacio, El Salvador cubre no más que el 0.5 % del mercado. ¿Hay espacio para crecer? Indudablemente. ¿Y por qué no se hace? Se pregunta porque generaron 8,500 empleos decentes con un salario promedio mensual de $604. Los empresarios de bebidas que exportaron $169 millones, monto que representó el 3 % a las exportaciones totales del país. ¿Puede crecer? Aunque no tengamos suficiente tierra para plantar y cosechar competitivamente, El Salvador puede convertirse en un espacio de transformación. ¿Puede? Y los empresarios de farmacéuticos exportaron $124 millones. El 61 % fueron medicamentos mezclados de uso terapéutico para la venta al por menor y medicamentos con vitaminas. ¿Los destinos? Honduras, Nicaragua y Guatemala.

El Informe es motivador. En general todos los sectores crecieron. Y lo hicieron ¿a pesar de los trámites burocráticos y costosos en las aduanas? Y lo hicieron ¿a pesar de los arbitrarios cambios en los procedimientos y requerimientos? Se pregunta porque la política que el gobierno anuncia para cualquier tamaño de empresa es la vocación, el potencial y la exportación efectiva. Pero no hay que perderse. Oportunidades hay y suficientes. No se necesita ir a otros continentes. ¿La burocracia ocupa la creatividad y el poder para facilitar acceso al mercado en países vecinos y Estados Unidos? Con una respuesta afirmativa, las cosas seguramente serían diferentes.

Tags:

  • oportunidades
  • burocracia
  • exportaciones
  • farmaceutica
  • sector textil

Lee también

Comentarios

Newsletter