Lo más visto

Hay que asegurar siempre la plena vigencia de los derechos ciudadanos, entre los cuales el derecho a la información es vital

Por nuestra parte, reiteramos el propósito de continuar ejerciendo un periodismo eminentemente responsable y respetuoso, que responda a lo que la realidad del proceso nacional nos demanda a todos en las circunstancias actuales.
Enlace copiado
Enlace copiado
Como hemos señalado cuantas veces ha sido oportuno a lo largo del tiempo, si algo resulta determinante para medir la efectividad de un proceso democrático en marcha es el efectivo respeto tanto a la libertad de expresión como el derecho a la información, que van siempre de la mano. Asegurar a cabalidad dicho respeto efectivo es clave para que todos los otros derechos puedan desenvolverse de manera natural y eficiente, porque si algo consolida la buena marcha de las libertades fundamentales es tener los ojos puestos sobre los distintos procederes que se dan especialmente en el ámbito público. La democracia implica controles reales y verificables sobre los distintos movimientos del poder que se ejerce desde las instituciones.

En el caso de nuestro país, la tradición acumulada en el curso del proceso nacional ha tenido fuertes componentes antidemocráticos, que se han plasmado en vicios y en abusos amparados por el encubrimiento y por la impunidad. Esto es lo que en los tiempos más recientes viene modificándose progresivamente, sobre todo a la luz del involucramiento mayor de la ciudadanía en todo lo que se refiere a la salvaguarda de sus propios intereses. Para que esto último se dé es indispensable dejar atrás las viejas prácticas del silencio cómplice y de la complacencia obligada.

Lo que se debe tener presente en todo momento es que no hay que descuidar la guardia en lo que a las amenazas y a los atentados contra la libertad de expresión se refiere, porque nunca faltarán los peligros al acecho. Y esto se ha agudizado aún más con el desarrollo expansivo que viene dándose en el ámbito de la investigación periodística, que cuenta hoy con recursos de conocimiento que hacen posible ir destapando prácticamente todo. Ante eso, las maniobras autodefensivas de los que se sienten perjudicados por el destape de los hechos no se hacen esperar.

En estos días, justamente, una exposición investigativa de LPG sobre el delicado caso de los presuntos faltantes de armas bajo control del Ministerio de la Defensa Nacional ha generado de parte de esta Cartera de Estado una reacción fuera de proporciones, lo cual ha motivado a la Vicepresidencia para El Salvador de la Comisión de Libertad de Expresión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) a denunciar públicamente las “presiones intimidatorias” contra LA PRENSA GRÁFICA, como si la investigación periodística, que está dentro de los marcos del estricto profesionalismo que caracteriza nuestro accionar en este y en todos los otros campos, fuera un ataque contra la institución castrense, cuando lo que habría que propiciar y facilitar es una investigación institucional completa, sobre todo porque ya hay un trabajo de averiguación fiscal que se sigue al respecto.

Por nuestra parte, reiteramos el propósito de continuar ejerciendo un periodismo eminentemente responsable y respetuoso, que responda a lo que la realidad del proceso nacional nos demanda a todos en las circunstancias actuales. Nos debemos al servicio de la sociedad en su conjunto, poniendo énfasis en el mejoramiento continuo de las funciones institucionales, que es donde se generan las políticas públicas. Velar por el bien común es tarea de todos, y salvaguardar la libertad de expresión es una de las formas principales de hacerlo.

Tags:

  • derechos
  • ciudadanos
  • informacion
  • sip
  • ministerio de defensa

Lee también

Comentarios