Hay que encauzar la energía de la juventud hacia los grandes propósitos de nación

En esa línea, el programa de becas “Formando Futuro”, que lidera el Presidente y Director General de LA PRENSA GRÁFICA, don José Roberto Dutriz, es una radiante oportunidad de seguir haciendo Patria por medio de la educación.
Enlace copiado
Enlace copiado
La juventud salvadoreña se hace sentir en el ambiente con fuerza cada vez mayor, como lo hacen patente todos los signos de la realidad en marcha. Esto no es un simple relevo generacional, al estilo de lo que antes se consideraba como tal. En nuestros días, lo que está cada vez más presente y actuante en la transversalidad del fenómeno humano, es el sentido en que las distintas generaciones interactúan de manera espontánea, porque en definitiva todos estamos a la vez en el mismo barco, como se dice en lenguaje coloquial, y ese es un hecho incuestionable siempre. Que lo estemos vivenciando hoy como nunca antes indica que la conciencia evolutiva se va cargando de humanismo inspirador, no teórico sino eminentemente práctico.

Históricamente, ha llegado la hora de actualizar de manera consistente y efectiva el rol de todos los actores sociales en la dimensión más amplia de éstos, que comprende a los actores políticos y a los actores sociales y económicos. Y tal actualización tiene diversas expresiones, que van desde el rol en sí hasta los componentes humanos que deben ser considerados en el esfuerzo. En cuanto al rol, lo más importante es redefinirlo en clara vinculación con el destino nacional; en lo tocante a la participación, hay que enfatizar el compromiso de que esta sea interactiva, sin que nadie se quede fuera. Los tiempos en que las vanguardias ideologizadas llevaban la batuta son cosa del pasado: hoy es la misma ciudadanía organizada la que lidera el dinamismo del progreso.

Dentro de ese panorama, la juventud está cada vez más visibilizada por obra del mismo fenómeno evolutivo. Pasó definitivamente la época en que la política y todas las otras formas de acción social eran consideradas “cosa de adultos”. Los tiempos van cambiando de manera acelerada, como nunca antes, y ya no es razonable de ninguna manera aislar sectores sociales, por las razones que fueren. El fenómeno de la participación se va imponiendo por la misma fuerza de los hechos, lo cual pone en creciente evidencia una de las expresiones propias de la democracia: su carácter participativo. No se trata de la democracia participativa por decisión interesada del poder, como se ha querido hacer ver en regímenes de corte populista; se trata de la democracia participativa como manifestación espontánea del mismo accionar democratizador.

En lo que a la juventud específicamente se refiere, lo primero que hay que promover son los mecanismos de formación, que aseguren un futuro digno y prometedor para cada joven, según su capacidad y su voluntad. Hay que activar oportunidades para salir adelante. En esa línea, el programa de becas “Formando Futuro”, que lidera el Presidente y Director General de LA PRENSA GRÁFICA, don José Roberto Dutriz, es una radiante oportunidad de seguir haciendo Patria por medio de la educación. Ahora, en el entorno conmemorativo de los primeros 100 años de LPG, se han entregado 100 becas a estudiantes distinguidos que son hijos de colaboradores del medio. Estos jóvenes, como los becarios anteriores, de seguro irán a sumarse después al creciente contingente de nuevos ciudadanos comprometidos con la superación propia y del país.

El proceso que vivimos se beneficia al máximo con el flujo de savia vivificante que todo esto significa. Los jóvenes no sólo aportan inquietudes actualizadas sino formas diferentes de incorporarse al devenir de las realidades tanto nacionales como globales. Y si queremos que El Salvador se actualice en todo, la participación juvenil es y será decisiva.

Lee también

Comentarios

Newsletter