Lo más visto

Más de Opinión

Hay que potenciar la educación para que los jóvenes tengan oportunidades accesibles

El sistema educativo muestra múltiples deficiencias sobre todo en lo que corresponde a su enlace con la realidad, y ahí está uno de los nudos principales de nuestro desempeño como sociedad. Esto habría que analizarlo y tratarlo sin más demora.
Enlace copiado
Hay que potenciar la educación para que los jóvenes tengan oportunidades accesibles

Hay que potenciar la educación para que los jóvenes tengan oportunidades accesibles

Enlace copiado

Uno de los temas más sensitivos dentro de la realidad actual del país es el concerniente al acceso al empleo para todos los salvadoreños y muy en especial para los jóvenes que están iniciando su vida productiva. Este fenómeno es resultado de muchas causas que se juntan en los ámbitos de la formación y de la productividad, y por consiguiente la cuestión “empleo” debe ser enfocada y atendida desde distintas perspectivas, que van desde las condiciones familiares precarias hasta el insuficiente crecimiento económico que ya se volvió una constante muy adversa en el ambiente. El sistema educativo muestra múltiples deficiencias sobre todo en lo que corresponde a su enlace con la realidad, y ahí está uno de los nudos principales de nuestro desempeño como sociedad. Esto habría que analizarlo y tratarlo sin más demora, para que el país en general se abra a las rutas del futuro.

Según datos provenientes de la Agencia Internacional de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), de los jóvenes salvadoreños que concluyen anualmente su educación media sólo el 33% logra continuar estudios superiores, y apenas el 10% de ellos encuentra trabajo en ese momento de su formación. Son cifras muy reveladoras de la vulnerabilidad que afecta a la juventud en esa etapa tan decisiva de su desarrollo individual y social; y por ello es indispensable y urgente impulsar iniciativas que no sean coyunturales o circunstanciales, sino que busquen un cambio permanente en las condiciones de vida, a partir de generar verdaderas oportunidades accesibles y suficientes lo más pronto posible.

En esa línea, la USAID y el Ministerio de Educación han firmado un memorando de entendimiento destinado a fortalecer la formación en el área media, de diversas formas y con énfasis en lo técnico y en lo tecnológico, para así darles fundamento práctico a las capacidades productivas de los jóvenes. El proyecto de base se denomina “Puentes para el Empleo”, y comenzará en un determinado número de centros educativos. Pero en verdad lo más importante es que iniciativas como esta se instalen definitivamente dentro del sistema, porque sólo la persistencia en el tiempo puede asegurar que las cosas vayan evolucionando para bien.

Si no se habilita a la población para que se vaya incorporando de manera actualizada a las dinámicas del desarrollo, no se podrá salir de los atolladeros en que hoy nos encontramos. Hay cuatro términos que deben entrar de inmediato en interacción virtuosa y efectiva: productividad, formación, competitividad y oportunidades. Habría que consolidar un bloque de iniciativas orientadas a que dicha interacción pase al plano de los hechos, para ya no continuar desvariando en la inconsistencia. El Salvador necesita hoja de ruta prácticamente en todo, y muy en particular en este ámbito tan decisivo para el progreso real.

El apoyo internacional es clave para impulsar las transformaciones constructivas que tanto se necesitan; pero en definitiva quienes determinamos nuestra suerte somos nosotros mismos, y esto hay que tenerlo presente a cada instante.

Abrirles campo a los jóvenes constituye una responsabilidad histórica de primer nivel. Hay ahí todo un vivero de posibilidades frescas, que sólo está esperando las fertilizaciones oportunas y pertinentes. Es lo que se debe emprender de inmediato.

Lee también

Comentarios