Lo más visto

Hillary

La defensa de la comunidad musulmana de Estados Unidos (EUA) hecha por Hillary Clinton, aclarando que no se debe demonizar a una minoría por los actos criminales de un desequilibrado, ha puesto en evidencia sus dotes de estadista a la hora de sentar posiciones en torno a la reciente masacre realizada por un estadounidense de origen afgano en Orlando, Florida.
Enlace copiado
Hillary

Hillary

Hillary

Hillary

Enlace copiado


Todo lo contrario a la arenga patriotera, demagógica y xenófoba de su contrincante Donald Trump.

La candidatura de Hillary Clinton por el Partido Demócrata (PD) para las elecciones del 8 de noviembre de este año en Estados Unidos la convierte en la primera mujer nominada como candidata presidencial en la historia de este país. El PD, con la nominación anterior de un afroamericano, el presidente Barack Obama, reafirma así su política inclusiva de las minorías, lo cual beneficia a nuestros compatriotas en EUA, alrededor de 3 millones entre legales, ilegales o en limbo del Estatus de Protección Temporal (TPS).

La popularidad de Hillary entre los “hispanics”, especialmente entre los centroamericanos, lo comprobé hace algunos meses durante una visita a Los Ángeles, cuando en un restaurante de comida mexicana, el “King Taco”, ubicado en las calles Pico y Alvarado, contemplé fotos de Hillary en compañía de su equipo de campaña y de los empleados del lugar, saboreando comida típica centroamericana.

Pero no solo su compromiso político con los “hispanics” vuelve trascendental la candidatura de Hillary, también su experiencia de estadista; primero, forjando la candidatura de Bill Clinton, que fue incluso reelegido presidente; luego acompañándolo durante sus ocho años al frente de la Casa Blanca; y no por último dirigiendo la Secretaría de Estado de la Administración Obama.

La lucha por los derechos civiles de la ciudadanía estadounidense a lo largo de su historia, que este próximo julio celebra sus 240 años de existencia, tendría un buen colofón con la elección de Hillary Clinton como presidenta.

Durante mandatos anteriores Hillary impulsó las reformas en el área de salud y educación de EUA, especialmente beneficiosas para niños y ancianos, pero además ha tenido que solventar una carrera de obstáculos como senadora por Nueva York, como jefa de la diplomacia estadounidense y como precandidata para llegar a su actual candidatura.

Su contrincante republicano, el magnate Donald Trump, representa en términos comparativos la cara oscura de la medalla, una indeseable repetición de los valores más retrógrados, antiinmigrantes y guerreristas de la América profunda recalcitrante y reaccionaria, teletransportada en una imaginaria máquina del tiempo desde los oscuros años del Ku-Kux-Klan.

Peligrosamente, Donald Trump goza de cierta simpatía en el electorado, y sus propuestas de levantar un muro fronterizo con México para detener la migración y expulsar a los “hispanics” y a los musulmanes, a quienes echa la culpa de todos los males de EUA, tienen eco en parte de la ciudadanía; así como el uso indiscriminado de la intervención militar, incluyendo la atómica, para defender los intereses estadounidenses en el mundo.

Frente a la amenaza apocalíptica e irracional que representa el fatídico Donald Trump, Hillary Clinton tiene en las fuerzas progresistas de la América demócrata y progresista, y de todo el mundo, el apoyo y la simpatía para ser la próxima jefa de Estado de la nación norteamericana, y para luchar por conseguir un mundo menos desigual y menos dividido.

Tags:

  • clinton
  • trump
  • eua
  • hispanos
  • elecciones

Lee también

Comentarios