¡Honor a quien honor merece!

Enlace copiado
Enlace copiado

Ha sido un hombre emprendedor y luchador que laboró muchos años en una institución gubernamental con sede en la ciudad de Santa Tecla, sus anhelos fueron siempre ser un digno empresario y gracias a Dios y a su dinamismo luchador cristalizó con éxito lo que es hoy una prestigiosa empresa al servicio de sus amables clientes.

Cabe destacar que el personaje a quien me refiero, don Rubén Quijada, siempre guarda su sencillez y por qué no su humildad característica que irradia confianza, una de las virtudes que enaltecen la dignidad de las personas.

Sea pues un sincero reconocimiento como demostración de gratitud a nuestra cordial amistad y con afecto especial a su estimada familia.

Deseo fervientemente que Dios le conceda las fuerzas pertinentes y que su tenacidad alcance los méritos para el engrandecimiento de su prestigiosa empresa.

Lee también

Comentarios

Newsletter