Lo más visto

Más de Opinión

Hora de proponer e incidir

En este momento, en El Salvador, todo gira alrededor de las próximas elecciones. Existe incluso el riesgo de que los medios de comunicación les den más cobertura a los políticos que a los ciudadanos entre 2018-2019, lo cual colocaría la oferta por encima de la demanda. De ser así, los resultados de las votaciones municipales, legislativas y presidenciales difícilmente alterarán el statu quo. Es decir, luego de las elecciones de 2018 y 2019 es probable que continúe la retórica ideológica, la lucha partidaria por el control del aparato estatal y la decadencia social.

Enlace copiado
Hora de proponer e incidir

Hora de proponer e incidir

Enlace copiado

Este escenario desfavorece el entendimiento que reclama la ciudadanía, propicia los acuerdos interpartidarios (cupulares) que se proyectan mediáticamente y asegura la conducción del país en pocas manos (centralismo). Consiguientemente, surgen las siguientes preguntas: ¿en función de qué políticas públicas van a legislar los futuros diputados?, ¿qué y para qué va a negociar el GOES con el FMI?, ¿con qué recursos contarán las 262 municipalidades para regenerar el tejido social local? Este contexto sugiere impulsar tres ideas-fuerza en los próximos meses.

Idea-fuerza 1. Practicar la democracia. La calidad de vida de los salvadoreños va a mejorar en la medida que los ciudadanos participen y cooperen en alcanzar objetivos comunes. Es ilusorio, entonces, pensar que “papá gobierno” va a satisfacer todas las necesidades de la población y que “don mercado” les brindará la misma oportunidad a todos los coterráneos para progresar. Ante esta situación, la cooperación pública-privada se vuelve una pieza sustancial para la sana convivencia. Consiguientemente, es vital que los futuros gobernantes se comprometan con la cohesión social.

Idea-fuerza 2. Debatir temas de interés nacional. El período electoral es un excelente momento para que la sociedad civil levante su voz constructivamente y se haga escuchar por quienes aspiran a convertirse en gobernantes a nivel municipal, legislativo y presidencial. Una alternativa sería acordar tres prioridades nacionales y establecer su correspondiente expresión presupuestaria en los próximos diez años. Esta medida es esencial porque el país no dispone de los recursos requeridos para atender todos los problemas al mismo tiempo. Urge alcanzar y cumplir con acuerdos de país.

Idea-fuerza 3. Utilizar las normativas y mecanismos disponibles para transparentar la gestión pública. Hay suficientes reglamentos, instituciones y procedimientos para combatir la corrupción e impunidad. Lo que se necesita es activar la participación ciudadana y aplicar la ley. En tal sentido, habría que aprovechar el capital social que posee El Salvador y los avances a favor de la transparencia de la gestión pública. Esto quiere decir, entre otras cosas, que es clave que la sociedad civil defienda lo que se ha logrado y construya alianzas con quienes favorecen el Estado de derecho.

Conclusión: la democracia no solo es ir a votar. Dialogar, protestar, proponer, participar y cooperar son las palabras clave para sacar adelante al país por una vía democrática. Es erróneo asumir que el período electoral es para escuchar exclusivamente a los aspirantes a cargos de elección popular. Este momento es propicio para que los ciudadanos levanten su voz constructivamente. Por ello, es oportuno que los medios de comunicación le den más espacio a la sociedad (ciudadanía).

Lee también

Comentarios