Hoy más que nunca hay que mantenerse firme en la defensa de la libertad de expresión porque los ataques a la misma son cada vez más arteros

Todo hay que manejarlo conforme a la ley, haciendo que las instituciones funcionen sin imponerles candados ni someterlas a ningún tipo de intimidación...
Enlace copiado
Enlace copiado
Como hemos señalado cuantas veces ha sido oportuno, la vigencia efectiva del régimen de libertades es la base de una democracia que funcione como debe ser. Y entre las libertades esenciales para que esto último se dé, la libertad de expresión, que responde al derecho básico a la información, está todo el tiempo en primera línea. La actualidad, tanto en el plano nacional como en los ámbitos regionales y globales, se halla plagada de amenazas y atentados contra la libertad de expresión y la libertad de prensa, sobre todo en aquellos países donde el carácter autoritario de los grupos que ejercen el poder trata de imponerse en forma indiscriminada. Es el caso de los regímenes que enarbolan banderas de populismo dizque socialista.

En nuestro país, la izquierda gobernante es claro que quisiera ir por esa ruta, aunque las condiciones de la realidad son cada vez más contrarias a tal tipo de conducciones, tal como puede constatarse en todas partes. Sin embargo, las tentaciones no se esconden fácilmente, y eso lo podemos constatar en las experiencias del día a día. La libertad de expresión, sobre todo cuando se ejerce con plena independencia, constituye uno de los más fuertes valladares contra los abusos y los excesos del poder, y por ello dicha libertad está siempre en la mira de los que quisieran hacer y deshacer a su antojo, con la única brújula de su propio interés.

El caso de los ataques cibernéticos contra nuestro periódico y contra otros medios es altamente revelador de que los que se proponen gobernar a su antojo no reconocen espontáneamente ningún tipo de límite, y se van con todo para satisfacer esa antidemocrática pretensión. Ahora, afortunadamente, las instituciones encargadas de perseguir el delito en todas sus formas parecen estar despertando de su tradicional letargo inducido, y tanto en la Fiscalía General de la República como en los más altos niveles del Órgano Judicial se están viendo decisiones que inducen a tener un creciente nivel de confianza en que la justicia podrá imponerse frente a los embates del poder.

Pero las presiones intimidatorias no desaparecen, y así como se dio una caricaturesca acción de calle contra la Fiscalía General de la República, que estuvo encabezada nada menos que por el alcalde metropolitano, que la experticia pericial señala como implicado en el ciberataque a los medios, el pasado viernes una agresiva manifestación dizque de veteranos de guerra llegó a agredir físicamente las instalaciones de LA PRENSA GRÁFICA. Todo esto es, desde luego, expresión política en el más deplorable y condenable sentido del término, y da indicios de lo que pudiera venir si no se ponen los controles legales e institucionales correspondientes.

Es el Estado de Derecho y la normalidad institucional lo que está en juego. Todos tenemos que tomar efectiva conciencia de ello para poder preservar la sana continuidad de nuestro proceso modernizador. Todo hay que manejarlo conforme a la ley, haciendo que las instituciones funcionen sin imponerles candados ni someterlas a ningún tipo de intimidación; y las distintas fuerzas políticas, comenzando por la que está al frente del Gobierno, deben asumir este deber insoslayable sin excusas ni pretextos de ninguna índole.

Por nuestra parte, mantenemos intacta nuestra convicción en el sentido de que lo principal es el servicio a los mejores intereses ciudadanos; y para que eso se cumpla, la vigencia irrestricta de la libertad de expresión y de la libertad de prensa es esencial en todo momento y circunstancia.

Tags:

  • libertad de expresion
  • ley
  • populismo
  • tentaciones
  • ataques ciberneticos
  • antidemocracia
  • brujula
  • proceso modernizador
  • presiones intimidatorias
  • fiscalia general de la republica
  • institucionales
  • expresion politica
  • excusas

Lee también

Comentarios

Newsletter