Lo más visto

Más de Opinión

Hoy más que nunca: no dejar a nadie atrás, no dejar a ningún niño atrás

Las sociedades requieren abordar la problemática desde dos perspectivas: el presente y el futuro.

Enlace copiado
Yvette Blanco - Representante de UNICEF en El Salvador

Yvette Blanco - Representante de UNICEF en El Salvador

Enlace copiado

Recientemente, El Salvador, junto a otras 168 naciones, apoyó el llamado del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, para que los países del mundo prioricen la seguridad, salud, alimentación y educación de los niños, niñas y adolescentes en el marco de la pandemia del covid-19.

Los países reconocieron que la pandemia ha tenido impactos negativos en el bienestar, desarrollo y protección de niñas, niños y adolescentes, sobre todo, de aquellos más vulnerables y que estos efectos perdurarán en el futuro. De ahí la necesidad de introducir medidas que eviten la propagación de estas afectaciones y mitiguen la exposición de los niños, niñas y adolescentes a mayores riesgos o desprotección. En especial, se reconoce que quienes corren mayores riesgos son las niñas y niños de los hogares más pobres.

En consecuencia, UNICEF reafirma su compromiso de trabajar junto al Estado salvadoreño y con los demás actores clave para cumplir con el mandato adoptado por los países en el marco de la Agenda de Desarrollo Sostenible de, hoy más que nunca: no dejar a nadie atrás; y particularmente, no dejar a ningún niño, niña o adolescente atrás.

Para cumplir este propósito, las sociedades requieren abordar la problemática desde dos perspectivas: el presente y el futuro. En el presente, evitando que la crisis de salud se convierta en una crisis de derechos de la niñez. Es por eso que los países se comprometieron a: mantener a las niñas, niños y adolescentes sanos y nutridos; garantizar su acceso a agua, saneamiento e higiene; evitar que se interrumpan sus procesos de aprendizaje; apoyar a las familias para cubrir sus necesidades básicas y de cuido; protegerlos de la violencia; proteger a aquellos que migran buscan refugio o están afectados por conflictos. UNICEF, junto con el Sistema de Naciones Unidas, seguiremos contribuyendo a los esfuerzos nacionales para alcanzar estos objetivos.

Pero, además, debemos reconocer que los efectos directos e indirectos de la pandemia marcarán el futuro de los países y nuestras sociedades en el largo plazo y que muchas de las decisiones que ahora tomamos tendrán un efecto social intergeneracional que no podemos ignorar. Es importante incorporar en las discusiones de política pública la valoración sobre cuáles son los impactos futuros de las decisiones y respuestas a la pandemia: ¿cómo mitigar los costos y las externalidades negativas que puedan derivar de nuestra respuesta a la pandemia para no comprometer el bienestar de las futuras generaciones?, ¿cómo maximizar la inversión en las niñas y niños para que nuestras decisiones presentes sean eficientes y beneficiosas no solo para el contexto actual, sino que sirva de base para una sociedad más resiliente?

La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, señala que debemos tomar conciencia de la responsabilidad que tenemos con las futuras generaciones, y actuar en consecuencia para que fruto del covid-19 no se construya una crisis oculta para las niñas, niños y adolescentes.

UNICEF cree que es posible iniciar una conversación en la que la sociedad salvadoreña se anticipe a las características, retos y oportunidades de un El Salvador pospandemia, adoptando una actitud proactiva que permita adaptarse y sobresalir. Además, debemos enfocarnos en cambios transformadores irrenunciables e impostergables, por ejemplo, la inversión en el desarrollo infantil temprano, el cual lejos de perder vigencia en este nuevo contexto, cobra aún mayor relevancia, pues de ello dependerá el futuro que construyamos.

En este nuevo contexto social y económico, la capacidad de El Salvador de llegar a acuerdos mínimos y objetivos de desarrollo comunes se vuelve un factor indispensable para abordar esta pandemia y el escenario pospandemia. Para ello, UNICEF propone retomar el consenso social alrededor del compromiso nacional por las niñas, niños y adolescentes, como punto de partida para trazar una ruta común y solidaria que nos permita superar la pandemia y sus efectos, unificando y focalizando los esfuerzos desde el Estado, la academia, la cooperación internacional, la empresa privada y todos los demás sectores de la sociedad.

Tags:

  • niño
  • perspectivas
  • covid-19
  • efectos
  • acuerdos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines