Lo más visto

Más de Opinión

Hoy no es Día del Maestro

Enlace copiado
Enlace copiado

Siempre he pensado que debemos sentirnos de azul y blanco durante todo el año y no solo en septiembre, que a las madres se les debe agradecer todo el año y no solo en mayo, que tenemos 365 días para compartir y sacar lo mejor de nosotros, no solo diciembre. Y específicamente hoy, quiero hablar de los maestros y de la educación en nuestro país, aunque estemos lejos de conmemorar su día.

Los maestros son una parte fundamental en la construcción de una buena sociedad. Si lo pensamos bien, en promedio, a partir de los 4 años pasamos más tiempo en la escuela que en nuestra propia casa. Y muchas veces, el rol de los profesores va más allá de transmitir conocimientos académicos. Un buen maestro nos inculca valores, confianza, seguridad, etcétera.

Personalmente, me considero afortunado por los profesores que tuve. Y estoy agradecido con ellos, porque tuve muchos que fueron excelentes y que marcaron mi vida, a quienes les sigo guardando muchísimo cariño.

De vez en cuando me escriben algunos de mis maestros de la escuela porque se encontraron alguna noticia de nuestros proyectos. Y cada vez que me felicitan por algún logro, siempre les digo que al final yo soy producto de sus enseñanzas y que mis logros son, en gran parte, cosecha de lo que ellos sembraron.

Hay una frase de una de mis series favoritas (The West Wing) que decía: “La educación lo es todo. No necesitamos pequeños cambios, necesitamos cambios gigantescos, monumentales. Las escuelas deberían ser palacios. La competencia por los mejores profesores debería ser feroz; ellos deberían estar ganando salarios de seis cifras. Las escuelas deberían ser increíblemente costosas para el gobierno y gratis para sus ciudadanos, como la defensa nacional”.

No podría estar más de acuerdo con lo anterior. Y esto es algo que nuestro gobierno debería entender. La parte del presupuesto de la nación destinado a la educación debería ser mucho más alta, y debería incrementar anualmente, no disminuir.

Las escuelas deberían estar completamente equipadas, en perfectas condiciones para recibir a los alumnos. Pero este es solo uno de los temas sobre la educación en los que se necesita mejorar urgentemente.

Los diputados deberían estar trabajando en promover iniciativas para mejorar la calidad de todo el sistema nacional de enseñanza. Algunas propuestas que deberíamos estar viendo son: educación bilingüe desde primer grado, acceso a la tecnología para todos los alumnos, programas de desarrollo de habilidades que respondan a las necesidades de la economía actual, etcétera.

Y me parece también importante comenzar a ponerle más atención al aspecto psicológico de los niños u jóvenes, trabajar su autoestima desde pequeños, empoderarlos y enseñarles que son capaces de llegar tan lejos como quieran.

La lista continúa con mejores salarios y prestaciones para los maestros y con garantizar que las escuelas sean lugares seguros, porque al final de nada serviría tener palacios, si los alumnos o los maestros no pueden llegar.

Lee también

Comentarios