Lo más visto

Más de Opinión

Hugo Martínez: una nueva carta para el FMLN y un frente amplio

Enlace copiado
David Hernández / Escritor

David Hernández / Escritor

Enlace copiado

Luego de la debacle electoral del pasado 4-M, en la cual el electorado le pasó factura a la partidocracia del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), hay en el interior del FMLN un nuevo barajado de cartas.

Producto de la división interna en el interior del partido oficial surge una nueva candidatura con reales posibilidades de disputar la primera magistratura en febrero de 2019. Ello luego del llamado a más postulaciones en las internas del FMLN del anterior candidato ungido por la cúpula, Gerson Martínez.

Hugo Martínez es ingeniero agrónomo de profesión egresado de la Universidad de El Salvador, máster en Ingeniería de la Formación y Sistemas de Empleos de la Universidad de Toulouse, Francia; tiene estudios de maestría en Administración y Dirección de Empresas, de la Universidad Centroamericana (UCA) y de Administración de Recursos Humanos, en la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología, en Costa Rica.

Funcionario con vasta experiencia política y administrativa (líder de la Juventud del FMLN en los noventa, diputado, secretario general del Sistema de Integración Centroamericana –SICA–, canciller de la República), sus credenciales son de gran competencia.

Apoyado por dos miembros de la troika del FMLN (el profesor Salvador Sánchez Cerén y el viceministro de Relaciones Exteriores José Luis Merino), la candidatura de Hugo Martínez expresa una propuesta política de la izquierda incluyente, que responde a las aspiraciones del amplio espectro de las fuerzas progresistas de El Salvador. Respaldado por el vicepresidente Óscar Ortiz, representante de un bloque renovador muy importante en el interior del FMLN, su candidatura ha sido saludada por uno de los líderes más populares del país, Nayib Bukele.

La candidatura de Gerson Martínez, apoyada solo por el tercer miembro de la troika, Medardo González, parece asfixiarse en una camisa de fuerza un tanto sectaria, donde sobresale la negación a posibles alianzas estratégicas. Sería impensable para este sector del FMLN propugnar una alianza en torno a una especie de Frente Popular al estilo de la antigua Unión Nacional Opositora (UNO), donde tuvieran cabida elementos de la burguesía y de la izquierda alternativa como Nayib Bukele o Dagoberto Gutiérrez.

El excanciller cuenta con el apoyo de figuras de la política nacional e internacional; ha estado presente en las negociaciones con el gobierno de Estados Unidos (EUA), relativas a la prolongación una última vez del Estatus de Protección Temporal (TPS) de nuestros compatriotas.

Su postulación posibilita recuperar la confianza para que la militancia y los simpatizantes históricos del FMLN se reúnan en torno a su candidatura, donde fuerzas progresistas como Convergencia Democrática (CD) o el Movimiento Nuevas Ideas tengan cabida.

Sería además la única posibilidad de enfrentar al poderoso aparato del candidato presidencial del partido ARENA.

Ante un eventual veto a Gerson Martínez derivado del artículo 152 que establece que no podrán ser candidatos el presidente y los ministros que se hayan desempeñado en dichos cargos por más de seis meses, consecutivos o no, durante el período inmediato anterior (2009-2014), una última vuelta de tuerca al interior del FMLN sería la de que el bloque de Gerson, incluyendo a su ala intransigente ante Nuevas Ideas, hagan frente común con el canciller de la República.

Lee también

Comentarios