Huracán que no destruye, sino que transforma

Viendo las noticias recientes sobre los efectos devastadores que causa a su paso por Texas, EUA, el huracán, me he remitido a otro acontecimiento natural que tiene cien veces mayor fuerza para trasformar la realidad y la geografía social de un país: la familia como la célula básica.
Enlace copiado
Huracán que no destruye, sino que transforma

Huracán que no destruye, sino que transforma

Huracán que no destruye, sino que transforma

Huracán que no destruye, sino que transforma

Enlace copiado
Efectivamente, ya sea para bien o para mal, la potencia invisible de la familia radica en que si se la deje sola y abandonada para ser pasto de asociaciones criminales de sus miembros más jóvenes; o se la apoya para ser el entono ideal de desarrollo pleno de las personas (ecología humana de las siguientes generaciones).

Especialmente me vino a la mente la institución familiar al leer la tragedia del hermano casado con hijos pequeños que supuestamente asesina a su propia hermana para cobrar seguros de vida. Sus padres están experimentando un tifón trágico al perder dos hijos por un hecho criminal realizado con dolo: uno está por ir a la cárcel y la otra ya enterrada en una tumba. Es conmovedor escuchar a la madre otorgarle el perdón al asesino, porque es sangre de su sangre...

Creo firmemente que la situación actual de violencia puede trabajarse desde la prevención más efectivamente si los ciudadanos nos decidimos a apoyarnos unos a otros, en especial las familias apuntalando a otras, al tiempo que se exige al Estado ponerlas al centro de su gestión.

Aprovechemos para presionar a los precandidatos a diputados, alcaldes y a presidente a que muestren su interés real hacia la política pública de familia, convirtiéndola en indicador de evaluación para darles el voto en las próximas elecciones.

Las propuestas de políticas familiares deberían apoyar mejor a la maternidad y paternidad. Por ejemplo: 1. Aprobación de una ley que incorpore la perspectiva de familia a todas las políticas públicas y garantice un mínimo de protección a la familia en todo el territorio nacional. 2. Introducir en todos los contratos del sector público criterios de puntuación positiva a las empresas que acrediten políticas familiares y de facilitación del balance vida y trabajo debidamente certificadas. 3. Elaborar un Proyecto de Ley Básica de Prevención y Mediación Familiar para apoyar la estabilidad matrimonial, que ayude a superar las crisis familiares (según recomendaciones de expertos), incluyendo la promoción de Centros de Orientación Familiar públicos y privados. 4. Creación de una Red de Apoyo a la Mujer Embarazada, que incluya establecer un centro con especialistas para acompañar a quienes tienen un embarazo difícil, ya sea por enfermedad, por violación o por peligro de salud (para lo cual la ciencia actual ya tiene claro el protocolo), para la viabilidad del embarazo cuidando la vida y salud de la mujer y la niña.

Propuestas de política de familia en las alcaldías: 1. Incentivar y promover entre las empresas la Responsabilidad Familiar Corporativa, para que al sector privado se le facilite apoyar la flexibilidad laboral de jóvenes y padres con niños en la primera infancia. 2. Fomentar en los centros públicos una mayor autonomía organizativa y pedagógica que facilite la calidad de la enseñanza. 3. Las promociones públicas de viviendas con facilidades de financiamiento para papás jóvenes con niños pequeños. 4. Apoyo e incentivo económico a las organizaciones que desarrollen programas de orientación familiar, ayuda a mujeres en situación de desamparo; a mujeres con niños a cargo en situación de conflicto, viudez, alcoholismo de los hijos, etcétera. Con un enfoque de ayuda al que ayuda.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter