Lo más visto

Ideas concretas, no solo caer simpático

A estas alturas de nuestra democracia, los planteamientos de los futuros candidatos debieran necesariamente irse concretizando a ideas específicas y abandonar la estrategia de creer que los votantes van a votar solo por lo que el partido político a que pertenecen representa o más bien, en contra del partido que no les simpatiza.

Enlace copiado
Ideas concretas, no solo caer simpático

Ideas concretas, no solo caer simpático

Enlace copiado

Todas las encuestas señalan que lo que los salvadoreños quieren es: vivir en democracia, que cese la violencia, que todos tengamos un empleo digno y que nuestros hijos tengan una mejor opción de vida; lo cual esencialmente se traduce en que tengan acceso a una mejor educación y sistema de salud que el nuestro; y esto les permita tener un mejor empleo y acceso a poseer una vivienda propia.

Luego, mejorar la educación, reducir la violencia, apelar a que los problemas los debemos resolver todos juntos, etcétera; sin decir cómo lo van a hacer, son planteamientos que no llevan a incrementar el caudal de votos de ningún candidato y es por eso que los partidos tradicionales han perdido el interés de la mayoría de votantes.

Para las próximas elecciones, es crucialmente importante que los candidatos y los dirigentes de los partidos políticos se den cuenta de que los partidos son únicamente un medio para alcanzar un puesto de gobierno y que siendo que todos están tan desprestigiados, a ningún candidato le hace bien el identificarse a los planteamientos tradicionales de su partido político; pues estos se encuentran limitados por la actuación de sus dirigentes anteriores.

Es necesario capitalizar sobre la idea que la mayoría de salvadoreños no simpatiza con ningún partido político, luego los candidatos que van a tener más votos son aquellos que logren independizarse del pasado de su propio partido; logrando a la misma vez el apoyo y admiración de sus propios correligionarios, pues es indudable que la estructura partidaria no solo es necesaria para ganar las elecciones internas de cada partido, sino también las generales a nivel de país.

Entonces, para ganar se requiere mucho “liderazgo personal” y no partidario y este solo se logra proponiendo, constantemente, ideas concretas e innovadoras que generen credibilidad e interés por resolver los problemas de los demás y no los propios. Esto parece muy sencillo, pero es todo lo que ha faltado en el actuar de la mayoría de funcionarios públicos de los últimos gobiernos y lo principal que el candidato que quiera ganar las elecciones debe tener presente. A la vez, es esencial que candidatos y dirigentes partidarios reconozcan que esta es la razón primordial del porqué los partidos políticos y la mayoría de instituciones del Estado se encuentran tan desprestigiados.

A este respecto, los futuros candidatos deben tener presente lo que Jesús nos aconseja en el evangelio del próximo domingo y que es: “Que el mayor de entre ustedes sea su servidor, porque el que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido”.

No se trata entonces, solo de hacer o decir cosas para que la gente los vea y caer simpáticos, sino de proponer ideas innovadoras que comprometan y que obligue a los partidos políticos a cambiar de forma de actuar y a comprender que los planteamientos y acciones del pasado ya no funcionan y que ahora, de lo que se trata es de convencer a la mayoría de salvadoreños que lo que el candidato quiere hacer es servir y no servirse.

Lee también

Comentarios