Ilógicas proporciones en la Asamblea Legislativa

Desde hace años, la cantidad de empleados en la Asamblea Legislativa con relación al número de diputados sobrepasa cualquier entendimiento lógico.
Enlace copiado
Ilógicas proporciones en la Asamblea Legislativa

Ilógicas proporciones en la Asamblea Legislativa

Ilógicas proporciones en la Asamblea Legislativa

Ilógicas proporciones en la Asamblea Legislativa

Enlace copiado
Detrás de ello, se esconde el nepotismo, una forma de corrupción. Los diputados otorgando empleos y otros beneficios a familiares, amigos y militantes por su lealtad o alianza, sin importar el costo, la necesidad o el mérito para ocupar el cargo.

Esta histórica “práctica” es negativa para la institucionalidad del país y para la confianza en los partidos políticos.

¿Qué esperaría de los diputados?

En primer lugar, un poco más de respeto. Que dejen de comparar cantidades de empleados contratados versus el costo total de los mismos: “Tengo más pero cuestan menos... tiene menos pero cuestan más”. El ejercicio de justificar lo injustificable no solo resta más a su credibilidad sino también ofende nuestra inteligencia, pocas veces considerada.

En segundo lugar, que admitan que siempre ha sido la “práctica”, pero que, frente a las adversidades que vive la mayoría de la población, un cambio es realmente necesario.

Y en tercer lugar, la depuración real del listado. No puede ser otra cortina de humo condenada a pasar al olvido. Y no podemos seguir aceptando lo inaceptable.

Debería de existir en la Asamblea Legislativa, como en otros países, un reglamento interno que limite la cantidad máxima de empleados por diputado. Siendo la proporción no de 10, 15 o hasta 35 empleados por diputado sino más bien una proporción acorde a las normas internacionales (en varios países, esa proporción es menor a 3).

Asimismo, ¿tiene alguna justificación racional los 5,439 seguros médicos que la Asamblea Legislativa otorga? (LPG del 17/5/2016) Aparte de ser muy superior a la cantidad total de empleados, la proporción entre la cantidad de seguros médicos y cada diputado es de ¡62.75!

Por último, si se depura ese listado, ¿la necesidad de construir a futuro un edificio de 32 millones de dólares (cuyo préstamo ya ha sido aprobado) para 84 diputados podría ser reconsiderada? En el diseño del edificio, ¿cuántas oficinas están contempladas?

Las contrataciones “extra” no solamente representan un gasto considerable en salarios y beneficios, pero también en oficinas y otros rubros.

Frente a la situación fiscal caótica del país, es penoso darse cuenta de que la Asamblea Legislativa continúa teniendo una actitud irresponsable en cuanto a los recursos públicos. Como servidores públicos, los diputados deberían ser austeros en sus gastos y contrataciones.

Las necesidades del país en educación, seguridad, salud, apuestas estratégicas son cada día más grandes. Ante la falta de oportunidades educativas y laborales, la mayoría de los niños y jóvenes en el país se enfrentan a tres alternativas: no hacer nada, migrar a otro país o incorporar las pandillas.

El futuro de las presentes generaciones, hoy en día perdidas y desesperadas, está en sus manos. Es hora de empezar a dar el ejemplo. Ganar la credibilidad que han perdido a lo largo de los años. Y sobre todo, empezar a privilegiar servir al pueblo en vez de servir al partido.

Tags:

  • asamblea
  • plazas
  • nepotismo
  • corrupcion
  • diputados
  • ahorro

Lee también

Comentarios

Newsletter