Imagínese usted otra vez sin quien persiga el delito

Sabrá usted que a la joven a quien asaltaron en la salida de la universidad le importa que haya un buen fiscal general de la República porque es él quien dirige la institución encargada de investigar los delitos y acusar a los culpables.
Enlace copiado
Imagínese usted otra vez sin quien persiga el delito

Imagínese usted otra vez sin quien persiga el delito

Enlace copiado
<p>A la emigrante que la policía detuvo por tráfico de personas le es útil que la Fiscalía investigue bien para que descubra que ella no es coyote y pida la terminación de su caso. Al Estado le importa que el fiscal cobre efectivamente los dineros que le deben. A todos nos conviene que el fiscal acuse a los funcionarios corruptos, pero además, a todos nos importa que el nombramiento de la persona encargada de cumplir esas funciones se haga buscando que sea el mejor para ello y siguiendo el proceso establecido en las Constitución y las leyes.</p><p> Pues bueno, resulta que el 18 de septiembre termina el periodo del actual fiscal general de la República y a la Asamblea Legislativa le corresponde nombrar su sucesor.</p><p>Antes, una parte de la Asamblea pensaba que en el mismo periodo legislativo podían nombrar fiscal general de la República dos veces, es decir, al principio y al final del periodo legislativo, y bajo esa creencia, la Asamblea 2009-2012 nombró fiscal en septiembre de 2009, pero también en abril de 2012, dejando a los diputados que empezaban su periodo en mayo sin oportunidad de elegir.</p><p>Unos ciudadanos consideraron que la Constitución, que es la ley fundamental en El Salvador, debía entenderse en el sentido de que es mejor si cada periodo legislativo solo nombra fiscal una vez, y así, este funcionario sería designado por los diputados elegidos en las últimas votaciones, es decir, por los representantes de la última voluntad del pueblo. Como interpretar la Constitución les corresponde a los jueces de la Sala de lo Constitucional, los ciudadanos le pidieron que analizara si era correcto que un mismo periodo legislativo nombrara a dos fiscales y que de no ser así, le quitara la validez al segundo nombramiento hecho en abril de 2012.</p><p>La Sala de lo Constitucional dijo que los ciudadanos tenían razón, y que la ley más importante, la Constitución, en verdad quiso que en cada periodo legislativo solo se nombrara una vez, y por eso invalidó el nombramiento de abril y pidió que se hiciera nuevamente, ahora sí, por los diputados elegidos este año.</p><p>Así las cosas, la resolución de la Sala de lo Constitucional debe cumplirse por los diputados, porque hasta ellos deben respetar las sentencias (imaginémonos lo feo que sería tener a 84 personas que no tienen la obligación de obedecer la ley). Obedecerla significa que se pongan de acuerdo y pongan a un buen fiscal antes del 18 de septiembre, porque tampoco es bueno que queden días en los que no haya fiscal. Pero resulta que ahora ya unos diputados andan diciendo que no quieren cumplir la sentencia, que si acaso buscarán una salida política porque no les resulta posible una que sea jurídica, es decir, una que necesariamente respete la ley (imagínese usted).</p><p>Yo solo quiero decirles que como tener un fiscal es bien importante para la gente, quisiera que los diputados lo nombren pronto y que lo hagan bien, porque para esas cosas es que son diputados, ¿no cree usted?</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios

Newsletter