Lo más visto

Más de Opinión

Impeachment!

Enlace copiado
José Afane

José Afane

Enlace copiado

La acusación contra el presidente Donald Trump no comienza cuando él le pide un favor al presidente de Ucrania, Volodímir Zelensky. Inicia antes, incluso de su juramento como presidente; mucho antes. Un presidente de los Estados Unidos puede ser removido de su cargo, y no puede aspirar a reelegirse, si su gestión no es ética. Así lo determina la Constitución de los Estados Unidos, desde su fundación el 4 de julio de 1776.

En mayo de este año, George Stephanopoulos, de la ABC, le preguntó a Trump: "¿Si algún presidente, extraño a los Estados Unidos, le pide información de sus oponentes políticos, usted aceptaría?" Y Trump contestó sin dudar. "Pienso que tendría que escucharlo, no hay nada malo en eso".

El 25 de julio, Trump y Zelensky sostuvieron una llamada de cortesía, y Trump le hizo ver a su colega lo bueno que Estados Unidos ha sido con Ucrania (más de $390 millones de ayuda). Por supuesto Zelensky accedió a comprar armas a los Estados Unidos, en forma de agradecimiento. Antes de cortar, Trump preguntó: ¿tenemos otro tema pendiente? refiriéndose a Hunter Biden, hijo de su opositor Joe Biden, quien trabajó para una compañía llamada Burisma, en Ucrania, misma que Joe Biden, durante el gobierno de Obama, había favorecido, y recientemente había detenido la persecución de su hijo por algo que hizo en Ucrania.

Trump y Zelensky no discutieron el interés de los Estados Unidos para que Ucrania detenga a Rusia, ni otros temas en la agenda política de Washington. El objetivo de la conversación fue levantar cortina de humo contra Biden para pavimentar el camino a la reelección de Trump.

Y la nación del norte se dividió. La mitad dice que no amerita la acusación, y la otra mitad dice que sí: polarización extrema con efectos negativos para la economía.

Al igual que en El Salvador, un caso miope de beneficio personal, muy alejado del progreso colectivo. Clásico ejemplo de "o estás conmigo o eres mi enemigo". En nuestro país se hacen del ojo pacho por cosas aún más graves: nepotismo, partidas secretas, licitaciones, asocio público-maras, asocio de un exministro de Seguridad con las maras, expresidente nica huyendo y el FMLN defendiéndolo, etcétera.

Trump ya amenazó a los demócratas, recordándoles que tienen techo de vidrio, y que cada uno pagará por sus pecados. 31 demócratas están en su mira, con constantes bombardeos de que si votan a favor del "impeachment" se termina su carrera como congresistas. Falta por ver.

En artículos anteriores mencioné las pirañas de la clase política salvadoreña; cómo luchan unos contra otros, o callan pues se tienen las colas pateadas, con el objetivo de mantener su curul o su puesto burócrata de por vida. Aun teniendo diputados que han disparado y herido a una mujer policía alcoholizados; diputados que han detenido desarrollos importantes, y aceptado maletines negros, a cambio de votos. Aun así, logran perpetuarse en el poder, campantes y sonantes pues "aquí no ha pasado nada".

Como los gringos, los salvadoreños necesitamos agregar a nuestra Constitución la potestad de remover a políticos incompetentes de su cargo. Voto por agregar una cláusula que lea: "Todo sinvergüenza comprobado no puede ser burócrata de nuestro hermoso país. ¡Fuera!"

Tags:

  • Donald Trump
  • Ucrania
  • Biden
  • demócratas
  • impeachment
  • diputados

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines