Lo más visto

Más de Opinión

Imperativos de la gestión exitosa del nuevo gobierno

Enlace copiado
Alberto Arene

Alberto Arene

Enlace copiado

Solo con una perspectiva de transformación estructural sostenida liderada por el conocimiento, la visión prospectiva, la gestión anticipatoria, narrativas explicativas y formativas, ejecución transparente y eficaz, amplia interlocución y consensos diversos, superaremos la conflictividad, el entrampamiento y la irrelevancia, y las nuevas crisis alimentadas por un contexto internacional adverso. De esto y más requerirá el nuevo gobierno, aun en el supuesto que implosionaran las dos fuerzas políticas principales, y Gana/Nuevas Ideas lograran mayoría calificada en las próximas elecciones legislativas.

El cambio que necesitamos debe partir de la creación de riqueza con productividades, valores agregados y excedentes crecientes, que nos permitan crear más de cien mil empleos decentes anualmente. Solo así superaríamos progresivamente los enormes déficits sociales y medioambientales y la enorme e insostenible deuda pública, incorporaríamos al sector informal al formal, ampliaríamos la seguridad social y la cobertura de pensiones dignas a los trabajadores, aumentando progresivamente la inversión pública y fortaleciendo el rol planificador del Estado.

El principal motor del empleo y crecimiento –la inversión privada– deberá doblarse superando el 20 % del PIB, acompañada de inversión creciente en educación y salud, y del impulso acelerado de infraestructura y logística. Estas pueden ser financiadas por concesiones, titularizaciones e instrumentos de estructuración financiera diversa, en asocios público-privados y compañías mixtas, en procesos licitatorios transparentes y competitivos con los mayores beneficios posibles al Estado y la sociedad.

Por estar el Estado sobreendeudado y sin recursos, no debe congelarse la inversión, el crecimiento y el desarrollo, requiriéndose adelantar el futuro a partir de valorizar los activos del Estado en empresas públicas con importantes flujos anuales futuros. Dichos flujos en CEL, CEPA, ANDA y FOVIAL para mencionar los principales, significa que hay mucho dinero para financiar y ejecutar en los próximos 5 años las obras pendientes acumuladas que necesitamos haber realizado en la última década y las que debíamos realizar en la próxima, satisfaciendo necesidades rezagadas y próximas, y aumentando el PIB y la generación de ingresos fiscales. Esto es perfectamente viable con análisis y requerimientos técnicos sólidos, y con procesos licitatorios bien diseñados, transparentes y competitivos.

Si bien hay que potenciar el desarrollo del mercado interno, la principal fuente de crecimiento de la demanda agregada es el mercado centroamericano e internacional, debiéndose sacar provecho de nuestras 3 principales ventajas competitivas: ubicación geográfica siendo la bisagrita del CA-4; tratados de libre comercio con EUA, México, Colombia, Chile, estando pendientes Canadá y Perú; y el dólar cómo moneda nacional. Debemos impulsar la construcción de una economía liderada por las exportaciones, fomentando las nacionales, y particularmente la inversión extranjera para la exportación y sustitución de importaciones en todo aquello que ahora no tenemos capacidad de hacerlo, en la mayoría de productos y servicios.

La reforestación de la cuenca del río Lempa a partir de un pacto nacional y plan estratégico constituye un imperativo nacional, para satisfacer las crecientes demandas de agua, energía y alimentos.

Esta perspectiva de creación de futuro, viabilidad y sostenibilidad nacional conlleva para el presidente de la República y su gabinete trabajar en un doble carril, el de la atención de las necesidades y demandas más urgentes, y el de la transformación estructural que permita nuevas y mejores capacidades productivas y provisiones de servicios públicos. Casi todos los problemas urgentes tienen su origen en plataformas productivas y de servicios obsoletas.

Es fundamental abandonar la perspectiva de nuestros compatriotas en el exterior centrada fundamentalmente en sus remesas familiares, debiéndolos concebir como compatriotas profesionales, turistas, inversionistas y socios del desarrollo nacional; con gran potencialidad de desarrollo de mediano y largo plazo, tanto o más en adelante que enfrentamos restricciones crecientes para la migración irregular a Estados Unidos, cerrándose la válvula histórica de escape histórica de El Salvador.

Respecto a Estados Unidos, el apoyo de Trump en sus dos años restantes es crucial, pero también el de los demócratas que controlan la Cámara de Representantes y que podrían recuperar la Casa Blanca en los siguientes años. Asumir por primera vez en la historia la responsabilidad del fracaso de nuestro país con el éxodo de un tercio de nuestra población, comprometiéndonos a crear oportunidades aquí, es buena política con ambos. Además de negocios necesitamos cooperación en temas urgentes.

El nuevo presidente tendrá éxito si encarna un liderazgo transformador, democrático y concertador; si integra en su gabinete a políticos y servidores públicos honestos, con conocimientos y visión prospectiva, gestión anticipatoria, ejecución transparente y eficaz, y amplia interlocución nacional e internacional.

Tags:

  • transformación
  • creación de riqueza
  • empleo
  • mercado
  • compatriotas
  • liderazgo

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines