Lo más visto

Importantes avances en reforma migratoria

Al iniciar su segundo período, el presidente Obama retomó el tema con firmeza pero dando seria consideración a los puntos de vista de los opositores a la reforma.
Enlace copiado
Importantes avances en reforma migratoria

Importantes avances en reforma migratoria

Importantes avances en reforma migratoria

Importantes avances en reforma migratoria

Enlace copiado
La reforma migratoria fue uno de los temas principales de discusión el fin de semana pasado en los foros de las principales cadenas de televisión de Estados Unidos. Es de suponer que al joven déspota, que por herencia funge el poder absoluto en uno de los regímenes más obsoletos del planeta, no le habrá hecho mucha gracia que la prensa y los senadores estadounidenses hayan dado más relieve a la reforma migratoria que a su declaración de guerra contra Corea del Sur y sus aliados occidentales.

Mientras tanto, ni una cosa ni la otra parecían perturbar el buen ánimo de los salvadoreños que abarrotaron las playas durante la Semana Santa.

Pero ya de regreso a las realidades de la vida cotidiana y antes de que vuelva a calentarse la tediosa campaña electoral, debemos poner atención a las cosas que nos atañen, más allá de nuestros estrechos límites territoriales y de las pequeñas disputas en las que se sienten tan importantes algunos personajes de la farándula política nacional.

La amenaza del líder norcoreano no debe tomarse a la ligera, porque serían catastróficas las consecuencias si ese muchacho hiciera realidad sus fantasías demenciales, lo cual es poco probable pero perfectamente posible. Sin embargo, mientras no haya claras indicaciones de que se trata de algo más que la búsqueda de cohesión interna y de una posición fuerte para renegociar un tratado firmado hace 60 años, podemos estar tranquilos y simplemente aprovechar la ocasión para manifestar nuestra solidaridad al pueblo amigo de Corea del Sur.

En cuanto a la reforma migratoria estadounidense nos interesa en gran medida su resultado porque será crucial en las vidas de millones de compatriotas, pero también debiera interesarnos el proceso mismo, porque es como un libro de texto, todavía inconcluso pero fascinante sobre las complejidades y los mecanismos de una verdadera democracia representativa.

Mientras en El Salvador las cosas más trascendentales las deciden caprichosamente unos cuantos diputados conforme instrucciones de sus respectivas cúpulas partidarias, en Estados Unidos los legisladores se mantienen atentos a los puntos de vista de los que serán afectados por las decisiones y están obligados a construir consensos muy amplios en temas conflictivos como la reforma migratoria.

La búsqueda de consenso para una reforma migratoria comprehensiva no ha sido fácil. Dos intentos previos, en 2007 y 2010, tuvieron que abortarse porque la población y los grupos de interés más relevantes mantuvieron posiciones irreconciliables, lo cual se reflejó en las posiciones de los legisladores.

Al iniciar su segundo período, el presidente Obama retomó el tema con firmeza pero dando seria consideración a los puntos de vista de los opositores a la reforma. Simultáneamente un pequeño grupo de prominentes senadores, republicanos y demócratas, tomó la iniciativa para elaborar planeamientos satisfactorios o al menos aceptables para todas las partes.

Otro esfuerzo similar se lleva a cabo en la Cámara de Representantes, también bajo el liderazgo de un pequeño grupo de congresistas de ambos partidos. Mientras el Senado tiende a destacar las perspectivas y los intereses más amplios y fundamentales de la nación, la cámara, por su propia composición, no puede dejar de ocuparse de lo que piensan y sienten los ciudadanos en cada distrito, porque igual pesa el voto del representante de una zona en San Francisco o Nueva York que el del representante de las comunidades en la zona montañosa de Pensilvania o en un condado rural de Nebraska.

La buena noticia que se dio a inicios de la semana es que se ha encontrado una solución de compromiso entre los intereses del sector empresarial, que tiende a favorecer una legislación migratoria que permita el flujo constante y abundante de mano de obra barata, y los intereses de los sindicatos, que buscan evitar la explotación de los inmigrantes y preservar, al mismo tiempo, las oportunidades y el valor del trabajo de los ciudadanos.

Se ha despejado también el camino para regular la opción de residencia y ciudadanía de millones de inmigrantes ilegales. El diálogo respetuoso ha contribuido a flexibilizar posiciones, pero todavía falta redactar la nueva ley y someterla a discusión en los respectivos comités legislativos y en el pleno del Senado y de la Cámara de Representantes.

Tags:

Lee también

Comentarios