¡In memoriam!

Enlace copiado
Enlace copiado
<p>En estos días he tenido la satisfacción de ver en los diferentes medios de comunicación merecidas publicaciones con motivo de estarse celebrando el centenario de la Gran Logia Cuscatlán de El Salvador. Y tengo a mucha honra hacer propicia esta ocasión para ofrecer mi aporte muy respetuoso para recordar a un ilustre profesional. Se trata de quien en vida fue nuestro bien recordado doctor Humberto Acosta. Tengo en lo personal los más claros recuerdos del paso por este mundo de dicha persona, quien fue director de nuestra bien amada Casa Nacional del Niño y que actualmente se llama San Vicente de Paúl. Justo es, entonces, ofrecer un recuerdo en esta oportunidad del Dr. Acosta, quien supo con la humildad que lo caracterizaba irradiar confianza entre el personal bajo su cargo, sobre todo, y mantener comunión fraterna de unidad y respeto con la venerable comunidad de las Hermanas de la Caridad. Lo más grande y noble como director fue su entrega total en brindarnos cariño, comprensión y calor de padre para quienes éramos internos. Expreso públicamente mi agradecimiento póstumo a la memoria de nuestro gran padre, a quien, mientras Dios me tenga con vida, dedicaré mis recuerdos imperecederos llevando en mi corazón una flor eterna en oración. Así sea.</p><p><br /></p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios

Newsletter