Incendios forestales cada inicio de año

Es febrero. La humedad que haya quedado del invierno anterior es historia. La tierra está seca y mucho más la vegetación que de ella subsiste convirtiéndose en un peligroso polvorín ante las condiciones de calor imperantes. Recordando Agua Luna de Fernando Ubiergo, cantautor chileno cuando dice “...la realidad es tan grande entre el sueño y la verdad, allá en lo alto está volando el valiente Superman, más abajo un campesino busca tierra pa’ sembrar...” me doy cuenta cuán dura es la vida del campo.
Enlace copiado
Incendios forestales cada inicio de año

Incendios forestales cada inicio de año

Incendios forestales cada inicio de año

Incendios forestales cada inicio de año

Enlace copiado
Nuestro suelo es y ha sido motivo de mucha tensión social desde hace décadas, la gente necesita dónde sembrar y así obtener el sustento, esto se comprende y no hay discusión al respecto. Lo que sí no se justifica es el mal proceder al sobreexplotar la tierra como se ha venido haciendo y más que todo deteriorándola a través de darle fuego a la maleza o a las masas boscosas para clarear y así poder establecer cultivos. ¡Eso sí no se vale! Otros motivos son para sacar animales y extraer colmenas.

El quemar es una práctica que deteriora el medio ambiente en todo sentido. El suelo pierde su capa fértil quedando vulnerable ante las lluvias que arrastran sin misericordia todo a su paso, causando más adelante problemas de erosión y amenaza con quitar vidas humanas en un caso extremo si se llegase a dar un eventual deslave.

Las quemas también liberan gases contaminantes de efecto invernadero a la atmósfera y con ello afectan la calidad del aire. El fuego devora todo a su paso. Un bosque puede quedar reducido a cenizas en pocas horas y así perderse toda una porción de nuestra historia natural irremediablemente.

En resumen, desde todo punto de vista quemar en el campo es contraproducente y representa pérdidas para el país. Hay alternativas para la disposición de los rastrojos y quemar no es la única opción, aunque sí la más cómoda.

A pesar de que existen instancias gubernamentales que buscan frenar el embate de los incendios forestales, hasta el momento el avance al respecto no ha sigo significativo. Cabe en este sentido que nos preguntemos entonces qué está pasando. ¿Hará falta endurar las sanciones para quien provoque deliberadamente un fuego y así sentar precedente para evitar que otros lo imiten? Y es que en todo el país y a través del tiempo, los incendios forestales se han dado y los responsables no son alcanzados por la ley.

De acuerdo con el art. 28 de la Ley Forestal, se prohíbe terminantemente la quema en bosques naturales y plantaciones forestales a excepción de silvoculturales. Lo anterior nos hace ver que cuando vemos el volcán de San Salvador o cualquier otro lugar con vegetación arbórea quemarse, se está cometiendo un ilícito y debería de buscarse a los culpables para que paguen por su daño y en esto deberían tomar parte todas las autoridades competentes.

En lo que va de este año se han quemado varias hectáreas en diferentes partes del país. Hace poco contemplé tristemente cómo el cerro El Tacuazín, este lugar histórico porque fue el último refugio de Anastacio Aquino, caudillo de Los Nonualcos, estaba siendo afectado por fuegos que subían por entre sus laderas y se levantaban gruesas columnas de humo por la combustión.

Escenarios como este se repiten innumerables veces en todo el territorio nacional. Tristemente pareciera que el fuego seguirá ganando la batalla...

Tags:

  • invierno
  • tierra
  • san salvador
  • erosion
  • incendios

Lee también

Comentarios

Newsletter