Lo más visto

Increíble pero cierto

Apuñalamiento, heridas, estrés, hemorragia, tardía información, supertardía atención, muerte, entierro acelerado y distorsionada información... todo esto en una sola atracción, Gustavito, el hipopótamo...
Enlace copiado
Increíble pero cierto

Increíble pero cierto

Increíble pero cierto

Increíble pero cierto

Enlace copiado
Los pobres no tienen energía eléctrica y se mantienen subsidios en su “nombre”: La Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples, de la Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC), registró 1.8 millones de hogares en 2015. De esos, el 8 % (144,000) está en pobreza extrema y el 27 % (486,000) en pobreza relativa. Con la crisis fiscal, el gobierno del FMLN le adeuda a las distribuidoras de energía eléctrica $50 millones. No les ha podido pagar el subsidio.

Por años se ha analizado y criticado el monto que anualmente se destina para subsidios. Y la crítica se fundamenta en la falta de focalización. Subsidios los reciben hogares que no los necesitan. Sin dinero en la bolsa, el gobierno plantea la reducción en el número de hogares con subsidio. Serán ¿700, 500?

¿Se ignora que los hogares pobres no tienen energía eléctrica? El gobierno tiene información suficiente para racionalizar el subsidio de energía eléctrica y tiene, supongo, criterios objetivos para hacerlo. Con los datos de la DIGESTYC, los subsidios se justificarían para 150,000 hogares. La crisis fiscal no da opciones. Y ojalá que la oposición sea racional.

Enfrentamos un déficit fiscal de $400 millones y los “servidores públicos” hacen viajes millonarios y contratan seguros privados millonarios. En 90 meses de gobierno del FMLN, $86.6 millones se han gastado en viajes y viáticos. Esta semana se conoció un reportaje de un diario vespertino que analiza gastos en viajes y viáticos durante una década 2007-2016, concluyendo que “instituciones de los tres órganos de Estado han gastado un promedio anual de $10.9 millones”.

En 48 meses de gobierno del FMLN, se han contratado seguros privados por casi $145 millones. Y la ironía es que el Seguro Social contrata seguros privados. Es irónico porque los usuarios enfrentan el mal servicio y la falta de medicinas, mientras que dentro del gobierno hay un estamento de funcionarios y servidores públicos privilegiado con servicios de salud que incluyen hasta cirugía plástica para la autoestima.

El zoológico nacional refleja las condiciones del patrimonio cultural y de los bienes del Estado. La muerte de Gustavito ha generado indignación, comentarios, protestas y propuestas. Indignación porque ese “patrimonio cultural” al que hace referencia la más alta autoridad de la Secretaría de Cultura está olvidado, está deteriorado, se mantiene sucio y está descuidado.

Las condiciones de ese “patrimonio cultural” en manos de esa secretaría es vergonzoso para cualquiera que lo visita y tiene referencia de otros lugares similares. Con ese “cuidado”, los bienes de Estado se deterioran y pierden valor. Y con esta realidad a la vista, hay una y mil razones para proponer que lo clausuren. Y la razón se tiene, a pesar de haber un Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Más allá del zoológico, se encuentran otros ejemplos deplorables del patrimonio cultural en las escuelas públicas, en las unidades y centros de salud y en el sistema de abastecimiento de agua potable. ¿Es eso reflejo de nuestra cultura?

Somos incapaces de apuñalar a un animal en cautiverio. Tenemos fama de ser violentos. Competimos por los primeros lugares en violencia y homicidios. Podremos ser un poco crueles con acciones y omisiones. Pero... estoy segura que ningún salvadoreño ni salvadoreña es capaz de lo que las “autoridades” del zoológico nacional y la secretaría afirmaron.

Con las implicaciones de esas poco responsables declaraciones, cualquiera preguntó: ¿Y la seguridad? Dicen que es privada y que no tienen cámaras para identificar a los “delincuentes”. Pero se suponen contratados para “resguardar” los bienes del Estado y el resguardo exige trabajo las 24 horas. Imposible no darse cuenta.

Apuñalamiento, heridas, estrés, hemorragia, tardía información, supertardía atención, muerte, entierro acelerado y distorsionada información... todo esto en una sola atracción, Gustavito, el hipopótamo que, con un promedio de vida de 40 a 50 años ingresó al patrimonio nacional hace 15 años.

Con las declaraciones de las “autoridades”, a nivel internacional nos hemos ganado serias críticas, críticas que ojalá no tengan más explicación que la incapacidad e ineptitud de la burocracia, de esa burocracia que no nos merecemos. Lástima que esto no será titular internacional.

Estos son los temas que durante la semana nos han mantenido en alerta. Muchos nos hicieron exclamar “¡increíble!” y complementar, con decepción y más... “pero cierto”.

Tags:

  • pobreza extrema
  • fmln
  • zoologico
  • gustavito

Lee también

Comentarios