Lo más visto

Más de Opinión

Independencia de la justicia

Enlace copiado
Enlace copiado

Expresidente de ANEP, ASI y AVESQuizás el nombre del artículo parezca un tanto redundante.

Lastimosamente, si tomamos en cuenta que los recientes gobiernos latinoamericanos asociados al Socialismo del Siglo XXI, incluyendo los dos últimos nuestros del FMLN, han querido controlar las instituciones del Órgano Judicial, a base de nombrar funcionarios obedientes a los intereses del partido de gobierno, para que esta se administre solo de acuerdo con sus intereses, se vuelve importante recalcar la imperiosa necesidad de salvaguardar este elemental principio.

Es ante esta realidad, que las próximas elecciones del 4 de marzo cobran especial importancia, pues los diputados que de ella resulten van a ser los responsables de, tan cerca como el próximo mes de julio, elegir a cinco nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, los cuales van a sustituir a los cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional, quienes han sido los responsables de mantener y mejorar el nivel de democratización que estamos viviendo.

La importancia de dichos nombramientos es tal y existe tanta experiencia y preocupación a nivel internacional de las formas en que los gobiernos afines al Socialismo del Siglo XXI han constantemente tratado de manipular estas votaciones, que ya existen varias organizaciones internacionales, de gran prestigio, velando por que esta elección se lleve a cabo de acuerdo con las normas establecidas para dicho proceso.

El solo hecho que necesitemos una vigilancia internacional, para garantizar la independencia de la justicia, es ya de por sí preocupante, pues ya desde 1985, la Asamblea General de las Naciones Unidas acordó: “La independencia de la judicatura será garantizada por el Estado... y todas las instituciones gubernamentales y de otra índole, respetarán y acatarán la independencia de la judicatura”. Por lo que la independencia de la justicia es un mandato universal e imperativo e indiscutiblemente algo sobre lo cual, en un país que se auto denomina democrático, no debería haber ninguna amenaza al respecto.

Podemos estar seguros de que las instituciones internacionales van a hacer lo mejor por que la elección de los magistrados se haga respetando el principio necesario para que la justicia y por ende nuestra democracia se consolide. Sin embargo, la tarea más importante nos corresponde a todos los salvadoreños y es la de, en las próximas elecciones del 4 de marzo, salir masivamente a votar con un sentimiento de responsabilidad cívica y atesorando el derecho que los actuales magistrados nos han dado de poder votar por rostro y por ende, elegir diputados honestos que estén dispuestos a perder sus privilegios, con tal que la independencia de la justicia exista y de nuevo, gracias a los magistrados de la actual Sala de lo Constitucional, independientemente del partido a que pertenezcan; pues el voto no es por partido, sino por la persona.

En la Segunda Lectura de la misa del próximo domingo, San Pablo nos recuerda, en su primera carta a los Corintios, que por su parte él procura darle gusto a todos en todo, sin buscar su propio interés y nos exhorta a procurar hacer como él.

Nuestra democracia se encuentra amenazada si la independencia de la justicia no se consolida, luego el próximo 4 de marzo, salgamos todos a votar masivamente y marquemos en la papeleta aquellos rostros cuyos comportamientos se asemejen más a lo que recomienda San Pablo. Personas que no busquen su propio interés, sino el de los demás.

Lee también

Comentarios