Lo más visto

Más de Opinión

Indignado

No es momento de buscar protagonismo fomentando la división, el odio, la crítica malsana.

Enlace copiado
Carlos Alejandro Varaona

Carlos Alejandro Varaona

Enlace copiado

En mi último artículo exhorté al presidente Nayib Bukele y al Comité integrado por empresarios prominentes, capaces, exitosos a que dejaran atrás el fracaso de la primera reunión en Capres y que lo volvieran a intentar por el bien del país. Gracias a Dios se cumplió mi deseo y el lunes 18 del presente mes, la reunión se llevó a cabo. Cuando la Patria lo demanda el patriotismo aflora.

Me da coraje, tristeza y frustración ver que haya personas que en vez de agradecer el noble gesto y felicitar al Comité por su contribución, por su aporte, por su tiempo, para resolver los problemas apremiantes que acosan el país, se han dedicado a criticar la reunión, a insultar, a ofender llamándoles traidores. Esto es inadmisible, injusto, ingrato. Conozco a la mayoría que integran el Comité y puedo afirmar que son personas honorables, capaces, patriotas con un interés genuino en ayudar, en contribuir. El futuro de El Salvador está en juego. ¿Qué es lo que pretenden estos disidentes? Es momento de unirse, de trabajar juntos. No es momento de buscar protagonismo fomentando la división, el odio, la crítica malsana. El fanatismo ha cegado a muchas personas. Olvidemos el pasado, borrón y cuenta nueva.

Yo tuve la fortuna de conocer y ser amigo de don Luis Poma, de grata recordación, un gran Señor en todo el sentido de la palabra. Y también me precio de ser amigo de su hijo Ricardo. Empresarios que han sido y siguen siendo un baluarte para nuestro país. Han hecho tanto por El Salvador que me llevaría tiempo enumerar todos los beneficios. En una cena de amigos, un nicaragüense que había visitado Metrocentro y otros centros comerciales, construidos por ellos, me comentó: "Qué diéramos nosotros por tener un Poma en Nicaragua". Solo pensemos en las miles de familias que tienen trabajo digno y sustento por la capacidad empresarial, creatividad y actividad de la familia Poma. La ESEN, universidad de gran calidad y prestigio, ofrece cientos de becas al año a jóvenes talentos y es responsable de su educación y formación. Jóvenes talentos, que de no ser por estas becas que les otorga la ESEN, no tendrían oportunidad. La contribución de la Familia Poma, a nuestro país es invaluable; no solo han creado incontables plazas de trabajo y ayudado en la educación sino que también han contribuido en la salud de nuestra gente. Si hubiera más salvadoreños como el ingeniero Ricardo Poma, con esa calidad humana y ese talento empresarial manifiesto, nuestra situación de país sería diferente.

Otros integrantes del Comité también tienen atributos indiscutibles de capacidad empresarial, de ser altruistas, como el ingeniero Roberto Murray, el ingeniero Roberto Kriete, el licenciado Paco Callejas, el licenciado Diego De Sola, licenciada Alexandra Araujo, etcétera.

Concuerdo plenamente con la opinión del señor Paolo Luers, colaborador de El Diario de Hoy, en su carta del martes 19 de mayo del presente año, en la cual afirma que hablar con el presidente con el genuino deseo de colaborar no es un pecado. "Pecado hubiera sido si hubieran avalado los abusos autoritarios, las acciones inconstitucionales y los ataques a Javier Simán y ANEP. Nada de eso hicieron los empresarios. Por el contrario, exigieron al presidente que sus medidas contra la epidemia no violen el marco de la constitución y de los derechos humanos". También hicieron propuestas valiosas para reactivar la economía y manejar la pandemia.

Dejemos la confrontación. Trabajemos unidos como lo hicimos en la guerra con Honduras. Sera la única manera de salir adelante. Presente por la Patria.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines