Inepto-clepto-cracia contra inválidos y contra libros

LA MARCHA DE LA ESTAFA. El “Movimiento 26 de Marzo” viene llamando a realizar en toda América manifestaciones en apoyo al gobierno venezolano, en la fecha que le da nombre a ese partido uruguayo, auto definido “marxista-leninista”, el cual desde hace décadas viene luchando en la política del país, empuñando las armas o en las elecciones. El párrafo conclusivo de la convocatoria dice:
Enlace copiado
Inepto-clepto-cracia contra inválidos y contra libros

Inepto-clepto-cracia contra inválidos y contra libros

Inepto-clepto-cracia contra inválidos y contra libros

Inepto-clepto-cracia contra inválidos y contra libros

Enlace copiado


“Cuando se produjo la primera revolución socialista en Cuba, la intención del imperio fue clara, intervención militar y el bloqueo que dura hasta hoy, con la revolución sandinista, la agresión constante militar desde Honduras durante años, ahora con Venezuela intentan lo mismo, presión y más chantaje. AHORA DE LO QUE SE TRATA ES DE MARCHAR UNIDOS EN LA SOLIDARIDAD CONTINENTAL CON VENEZUELA”.

Seguramente el partido hermano, el FMLN, conocía la convocatoria cuando se propuso el 26 para la demostración orquestada por el Consejo de Seguridad.

Algunos son escépticos ante la caminata, por el absolutamente ningún efecto que tendrá contra la violencia. Otros porque han descubierto el fraude, que se traducirá en fotos y notas que publicará la izquierda continental, sobre la “solidaridad militante y combativa del pueblo salvadoreño con la Revolución Bolivariana”. Curiosamente, quienes han desenmascarado el engaño no lo han denunciado en alta voz, quizás por el símbolo de unidad que dan al Consejo.

El partido oficial, de haber sido el caso, no se hubiera andado con chiquitas. En ocasión reciente denuncié la malcriadeza, propia de un portero falto de educación, no de un funcionario como el presidente y un director ejecutivo de LaGeo, quienes por órdenes partidarias cortaron la magra ayuda que daban a la Fundación que socorría a más de 100 minusválidos y sus familias en extrema pobreza, solamente porque yo era el presidente y principal benefactor, sin dignarse pronunciar una palabra o escribir una letra para comunicarlo. Una grosería comparable a la destitución inmotivada que hicieron de varios funcionarios en la planta de Berlín, seguramente para abrir espacios a los ineptos que tanto privilegian.

En estos días vengo de saborear ya no mala crianza y desconsideración, sino algo que no alcanzo a calificar.

Poseo gran cantidad de libros y documentos, que con universidades y personas interesadas en adquirirlos, no hemos logrado un acuerdo final, debido al amplio espacio que deberían dedicar en sus bibliotecas, a material que no es de previsible gran uso por sus estudiantes y docentes, sino que tiene mayor valor histórico que práctico.

Esto es más valedero para mis obras de Derecho Agrario, el cual estudié, cultivé y enseñé al grado de llegar a constituir en un tiempo la colección de libros y documentos más completa de Centroamérica. Después dejó de estudiarse en las universidades nacionales en la forma que yo la conocí y dejé de actualizarla. A ella hay que añadir una riqueza de textos y folletos sobre reforma agraria, que no se encuentran en ningún lugar de El Salvador.

Como un tesoro bibliográfico lo ofrecí a la Biblioteca Nacional. Hable por teléfono con la subdirectora, quien se mostró entusiasmadísima y aseguró que vendrían a verlo. Fijamos fecha, pero temprano, el día señalado me comunicó con voz triste y desconsolada, que “hoy” no podría ser. Adiviné que nunca jamás, porque el partido habría prohibido que en los dominios donde espera reinar eternamente no puede existir un regalo de quien ha sido su crítico fervoroso.

Orden seguramente de las alturas, ejecutada, con fruición, con la mística sonrisa de un mono liso.

Tags:

  • marcha
  • venezuela
  • fmln
  • consejo de seguridad

Lee también

Comentarios

Newsletter