Lo más visto

Ingeniería socio-educativa

Enlace copiado
Óscar Picardo Joao / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Óscar Picardo Joao / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

La ingeniería socio-educativa es una meta-disciplina orientada a diseñar soluciones a los problemas del sistema educativo de modo costo-eficiente y con tasa de retorno; en la teoría contemporánea el lector no encontrará esta definición –aunque sí el enfoque de pedagogía como ingeniería social–, pero no es lo mismo.

La ingeniería socio-educativa trata de números, buscando presentar los escenarios para las decisiones de política educativa pública. Un ejemplo básico es el siguiente: Cuando vamos a diseñar modelos para un plan de gobierno o para una política de Estado –de largo plazo– el técnico o funcionario –en el caso salvadoreño– deberá considerar al menos estas cifras (a 2016) a modo de ejemplo:

• Centros escolares 6,025 (5,147 públicos)

• Recursos: Centros escolares con internet: 1,550, con Biblioteca: 1,097, con Laboratorios de Ciencia: 359; con cancha de fútbol 631; con cancha de basquetbol: 1,081

• Estudiantes en el sistema público 1,281,529 (sobre-edad 117,656; repetidores 582,018; fuera del sistema 433,243)

• Secciones educativas: 60,601

• Docentes: 61,417 (profesores 42,536, licenciados 11,791, bachilleres pedagógicos 3,674, formación pedagógica 3,002, Master 408, doctores 6)

• Centros escolares con oferta de educación especial: 29 (docentes: 256; estudiantes 2,502)

Cualquier decisión que vaya a tomar y que tenga un costo de un dólar al mes podría tener un impacto fiscal significativo, por ejemplo: si es para centros escolares al año costará $72,300; si es para estudiantes costará $15,378,348; si es para docentes el costo anual será $737,004. Elevado al quinquenio, el resultado sería una inversión total de: ($361,500 + 76,891,740 + 3,685,030) = $80,938,260.

Pero hasta el momento solo hemos planeado “cantidad” y la pregunta fundamental es: ¿cómo garantizamos una inversión de calidad?; y hemos propuesto dos soluciones:

1.- El análisis de costo-beneficio: Demanda una matriz completa con todas las propuestas de solución a un problema y una proyección de costos, beneficios y tiempos. La característica que distingue al análisis de costo-beneficio es el intento de llevar al máximo posible la cuantificación de los beneficios, con base en menores costos posibles en términos monetarios (luego de haber obtenido los estimados de costos y beneficios será fundamental determinar el valor presente –o actual– neto VAN).

2.- Tasa de retorno: En términos técnicos la tasa interna de retorno o tasa interna de rentabilidad (TIR) de una inversión es la media geométrica de los rendimientos futuros esperados de dicha inversión. Dicho de otro modo más educativo: si equipo un laboratorio STEM en cada escuela o entrego una computadora a cada niño ¿qué espero que suceda positivamente en la sociedad?

En síntesis, la ingeniería socio-educativa busca diseñar soluciones más eficientes para construir una sociedad mejor; con más datos y análisis, evitando las típicas improvisaciones, ocurrencias políticas e inversiones al aire que nada dejan al país. Algo similar a lo que hacemos en cada hogar cuando discutimos en dónde estudiarán nuestros hijos...

Lee también

Comentarios