Ingresamos al Club de los Miserables

Se ha repetido en numerosas ocasiones que los salvadoreños estamos en una situación desesperada en diferentes aspectos: económico-financiero, laboral, salud, social, inseguridad jurídica y ciudadana, porque nos hemos dejado manipular y explotar por una minoría corrupta, que se ha enriquecido, apropiándose de los fondos públicos que son el fruto del trabajo, esfuerzo, sacrificio de todos los salvadoreños.
Enlace copiado
Ingresamos al Club de los Miserables

Ingresamos al Club de los Miserables

Ingresamos al Club de los Miserables

Ingresamos al Club de los Miserables

Enlace copiado
Esta situación se ha presentado en El Salvador desde hace mucho tiempo y los salvadoreños conocemos y sabemos el mal uso de los fondos públicos, en reuniones privadas se ha comentado quiénes lo han hecho, cómo lo realizaron, y en lugar de tomar decisiones firmes y valientes se hacen chistes de esa situación.

Pero la actual administración comandantes-“don Funes” es considerada por la mayoría de los salvadoreños como la peor administración en la historia del país, con un despilfarro público impresionante, dejándonos una herencia miserable.

La corrupción actual es peor que una plaga de consecuencias corrosivas, pues ha socavado el Estado de Derecho, permitiendo el florecimiento de la delincuencia, ahora el cuarto poder, y ha menoscabado la calidad de vida de todos los salvadoreños. Por eso “don Funes” nos ha regalado la membresía, para ingresar al Club de los Miserables.

No se necesita de encuestas para ver la miseria, basta consultar a cada uno de los salvadoreños, pues la mayoría ha suprimido por lo menos un tiempo de comida, mientras con nuestros fondos se pagan las “comilonas gourmet” a los funcionarios públicos, cuyos resultados se aprecian en los abdómenes abultados, similares al de nuestros niños, solo que estos están llenos de lombrices.

No hay palabras para calificar esta administración, y “don Funes” todo lo pretende esconder tras el insulto, menosprecio y mentira.

Ante este panorama miserable que vivimos aparece el “circo electoral”, que le costará al pueblo en primera vuelta $70 millones para elegir al nuevo presidente, al que deberá escoger entre los candidatos, al menos peor, pues son de “generales conocidas”, se conoce lo que han hecho, cómo lo han hecho y lo que han realizado para esconder lo que hicieron, como también lo que son capaces de hacer.

Por eso no se pueden presentar como rectores de ideología ni como patriarcas del pueblo.

Salen de las entrañas con el apoyo de partidos políticos, con dirigencias obsoletas, de más de cuatro décadas y entre ellos se han acusado públicamente de todo: compra de voluntades, traición, circulación de maletines negros.

Pero lo que sí consta y hemos visto es que en la Asamblea Legislativa esos líderes y sus fieles acólitos, que hace poco tiempo señalaban al FMLN como comunistas y un peligro para El Salvador, ahora los vemos votando con ellos para apoyar las iniciativas que presentan.

¡Ah, los petrodólares! ¿Y estos nos pretenden regir?

Pero lo que los salvadoreños debemos exigirles es una declaración jurada en la que se detalle que jamás han tocado los fondos públicos para su uso personal ni para familiares, terceros, sociedades, corporaciones; pues mucho se rumora de cuentas cifradas, cuentas “offshore”, fondos mutuos y uso de compañías que sirven para disfrazar envíos de fondos monetarios producto de la corrupción.

La realidad es que se avecina una propaganda electoral de confusión y división a fin de dejar el camino abierto al triunfo de la fórmula de los comunistas, apoyada por cubanos y chavistas, por eso los ALBA.

En esta intriga se han urdido planes entre traidores inmersos en nuestro propio sistema democrático y los comunistas. Recordemos las palabras de José Luis Merino del FMLN: “Ahora nos toca llevar el comunismo hasta el último rincón de El Salvador”.

Solo una organización firme, sin intereses partidistas nos puede librar de que se derrumbe la majestad de la República.

Tags:

  • mucho tiempo
  • actual administracion
  • regalado membresia

Lee también

Comentarios

Newsletter